Peces, características e información

Peces/Subin Pumsom (sp.depositphotos.com)

Cuando pensamos en un pez, inmediatamente rememoramos aquellas imágenes de acuarios con numerosos peces de colores o de los grandes cardúmenes que nadan de forma sincronizada en el océano, quizá algunos piensen en un tiburón o en alguna especie poco conocida de las profundidades del mar; pero normalmente, evocamos los ejemplares más llamativos, como los peces ángel (Pterophyllum scalare), los dorados (Carassius auratus) o quizá en un pez payaso (subfamilia Amphiprioninae), los más atrevidos o aficionados a la pesca o a la cocina, invocarán la imagen de un atún (Thunnus sp), un salmón (familia Salmonidae) o un carite (Scomberomorus cavalla). Este es un ejercicio simple que nos permite asociar una gran diversidad de especies, formas y colores con un término como “peces”.

Por muchos años, las personas definieron como peces a innumerables animales acuáticos; sin embargo, a medida que las características de los peces fueron definiéndose se limitó el concepto a todos los vertebrados acuáticos, que generalmente están provistos de aletas como apéndices y su respiración es principalmente por medio de branquias. Estos animales comprenden un gran grupo heterogéneo de vertebrados, siendo los miembros más antiguos y diversos del Subphylum Vertebrata (Phylum Chordata).

Cuentas con adaptaciones que les permiten vivir y desarrollarse en un hábitat acuático; sin embargo, algunos presentan rasgos más primitivos que otros como es el caso de los agnatos (sin mandíbulas), aunque esta suma de caracteres primitivos y avanzados también se puede apreciar entre los peces con esqueleto cartilaginoso y los de esqueleto óseo. Estas diferencias se acentúan cuando se estudian las adaptaciones específicas que algunos exhiben para vivir en las profundidades marinas, en cuerpos de aguas continentales a gran altitud o en condiciones de temperaturas o salinidad extrema.

Las características de los peces pueden variar según el grupo a estudiar, pero en general conservan el patrón corporal básico de todos los vertebrados, un endoesqueleto que les ha brindado una estructura de sustento y anclaje para la musculatura, la presencia de apéndices o extremidades con sus respectivas cinturas pectorales y pelvianas y la presencia de branquias.

Todas estas aportaciones biológicas se han mantenido hasta nuestros días, desde las primeras formas pisciformes que aparecieron en el Cámbrico y que han ido sobreviviendo a distintos grupos extintos como los ostracodermos, placodermos y acantodios, hasta los linajes más modernos de peces.

Los peces son considerados vertebrados de vida acuática y que respiran a través de branquias; viven tanto en agua dulce como en agua salada y se calcula que en la actualidad existen más de 20.000 especies.

Siempre han jugado un papel relevante en su relación con el hombre, ya que es una fuente muy importante de alimentación, por eso la industria pesquera se ha especializado en la captura y reproducción de estos animales para facilitar su consumo humano. También existe la práctica de la pesca con caña, que reúne a un número muy amplio de aficionados y es considerada mundialmente como un deporte; además, cada día son más las personas que desean tener vertebrados acuáticos como mascota, bien para alojarlos en una simple pecera o con medios más sofisticados como el acuario, dotado de mecanismos que hacen que se adapten favorablemente a la vida en cautividad.

La acuariofilia, en los tiempos actuales, a parte de tratarse de un hobby muy entretenido, se puede considerar como un método de relajación que libera el estrés acumulado en nuestra vida diaria. A título de ejemplo mencionamos algunas especies típicas en acuario de agua dulce y agua salada.

Agua dulce o tropical: Los mollys, los platys, guppys, cola de espada, pez gato, cíclidos, tetras, pez neón, óscar, pleco, betta, arlequín, pez elefante, rayas de agua dulce, pez disco, etc.

Agua fría: Ojos de burbuja, ojos telescópicos, oranda, celestial, escama perlada, ryukin, cabeza de león o ranchú.

Agua salada: Damiselas, pez payaso, gobios, cirujanos, pez león, pez ángel y pez mariposa.

Grupo de peces

Antiguamente con el término «peces» se agrupaban a las formas acuáticas que se caracterizaban por tener un cuerpo pisciforme, en la actualidad, la clase «Pisces» ha quedado obsoleta, si bien se sigue manteniendo por tradición, aunque ya no se le otorga rango de categoría taxonómica.

Angnatha o agnados: caracterizados principalmente en que no poseen mandíbulas ni escamas, por ejemplo, lampreas. Clase Myxini e Hyperoartia.

Cartilaginosos: Chondrichthyes (condrictios), es decir, aquellos con esqueleto cartilaginoso. Ejemplo tiburones y rayas.

Peces óseos: Osteichthyes (osteíctios), en los que su cuerpo está dotada de esqueleto óseo. Existen dos grupos: Actinopterygii y Sarcopterygii.

Características de los peces

– Respiración a través de branquias, un grupo muy reducido cuenta con respiración pulmonar.

– Sus ojos carecen de párpados.

– Inexistencia de órganos sexuales externos, generalmente las gónadas se encuentran en el interior de su cuerpo a excepción de algunas especies.

– La mayoría de ejemplares poseen una excelente capacidad visual, su olfato, en cambio, está menos desarrollado, aunque cuentan con órganos sensoriales muy desarrollados para detectar vibraciones, presencia de enemigos…

– Son poiquilotermos, es decir, no pueden regular su temperatura corporal sin la ayuda de un medio externo.

– Los miembros para la locomoción son sustituidos por aletas con diversidad de funciones.

– En la mayoría de los casos su cerebro es pequeño en comparación con el cuerpo.

– Su piel está revestida de escamas, aunque existen excepciones.

– El cuerpo es fusiforme, no obstante, no en todas las especies lo presentan.

– Cuentan con esqueleto interno.

Hábitos alimenticios

En función de la alimentación que consumen podemos realizar una clasificación de acuerdo con los siguientes grupos:

Carnívoros: se alimentan de otros peces, estos vertebrados acuático disponen de un aparato digestivo corto y un estómago bastante grande.

Herbívoros: consumen vegetales y algas, a diferencia de los carnívoros, disponen de un largo intestino y su estómago es menos voluminoso.

Limnívoros: se alimentan de vegetales, aunque también consumen desechos y organismos vivos, por esa razón tienen habilidades para escarbar en el fondo en busca de alimentos.

Omnívoros: prácticamente consumen todo lo que pueden capturar, tanto alimentos vivos, como vegetales.

Biología reproductiva

la reproducción es variable en función del tipo de pez, existen tres clases: vivíparos, ovíparos y ovovivíparos. Los ovovivíparos retienen los huevos en el interior de la madre y son expulsados en el momento de la eclosión, es una forma de proteger a sus crías frente a depredadores, el embrión se alimenta del vitelo existente en el huevo; los vivíparos tienen una forma muy especial de alimentar al embrión, bien por secreciones ováricas o por placentación. Las especies ovíparas, expulsan los huevos al medio natural y su fecundación es externa a diferencia de los anteriores.

¿Cómo ordenarlos?

Aunque su clasificación reviste ciertas peculiaridades y controversias, en líneas generales y, a nivel tradicional, podríamos describirla de la siguiente manera:

Reino: Animalia
Subreino: Eumetazoa
Filo: Chordata
Subfilo: Vertebrata
Superclase: Agnatha (sin mandíbula)
Superclase: Gnathostomata (mandibulados)
Clase: Chondrichthyes (elasmobranquios), cartilaginosos, por ejemplo el tiburón o raya.
Clase: Osteichthyes, pez con esqueleto óseo, que abarca a la mayoría de especies.

Accede a temas más ampliados