Estás aquí: Inicio » Actualidad, noticias peces » Cómo duermen los peces, dónde lo hacen y duración del sueño

Cómo duermen los peces, dónde lo hacen y duración del sueño

Dónde duermen los peces, duración del sueño y lugar en el que suelen dormir
Paradais Sphynx/CC BY 2.0

Los peces, al igual que otros grupos animales que viven bajo el agua, producen gran admiración y asombro debido a las adaptaciones que han adquirido para vivir y desarrollarse de manera óptima en el medio acuático. Una de las preguntas más frecuentes que nos hacemos sobre este grupo de vertebrados es si estos animales son capaces de descansar y de ser así, cuáles son los mecanismos que utilizan o cómo duermen los peces.

Por mucho tiempo se ha creído que algunos peces, por ejemplo, aquellas especies que carecen del sentido de la vista y que viven a grandes profundidades en el océano o en cavernas donde no hay acceso de la luz, incluso algunas especies de tiburones que necesitan siempre permanecer en movimiento para poder obtener oxigeno del agua, no son capaces de descansar o dormir. Generalmente esta creencia va asociada a la idea de que el descanso es un mecanismo que permite a los vertebrados procesar la información sensorial, principalmente de origen visual, mientras el cerebro regenera circuitos de la memoria.

Sin embargo, se ha demostrado que la acción de dormir es una necesidad fisiológica importante para los peces. En estos animales el sueño no ocurre bajo los criterios tradicionales que se tienen sobre el mismo (los cambios en el patrón de actividad eléctrica del cerebro, ojos cerrados e inmovilidad), ya que el cerebro de los peces no presenta una complejidad igual a la de otros vertebrados, por lo cual no es tan sencillo registrar cambios significativos en su actividad eléctrica.

Por otro lado, los peces carecen de párpados, pues al ser animales acuáticos no requieren protección contra la desecación y siempre mantienen sus ojos abiertos y, finalmente, muchos peces no pueden dejar de nadar, pues es su forma de mantener el intercambio gaseoso a través de las branquias. De forma que para estudiar cómo duermen los peces, es necesario utilizar otros criterios que definan el sueño en estos animales.

Cómo duermen los peces en la naturaleza

Para determinar cómo duermen los peces se han realizado una diversidad de estudios, tanto en la naturaleza como en experimentos controlados en acuarios. Así como en otros animales, en los peces existen especies diurnas, crepusculares y nocturnas, con diferentes patrones de descanso y picos de actividad a lo largo del día. Sin embargo, en muchas especies, como los salmones, se han registrado cambios en los patrones de actividad, pues estos peces pueden pasar de ser diurnos a nocturnos, dependiendo de su etapa de vida y las condiciones que se presenten en algunas variables ambientales como la temperatura.

Generalmente, los peces adquieren una posición de letargo o reposo, y pueden permanecer estables en el agua al mover parcialmente sus aletas laterales, mientras que en otros casos los peces reposan sobre distintas superficies, dentro de refugios o sobre corales. La mayoría de peces teleósteos duermen de esta manera.

Por su parte, los tiburones poseen características especiales que les impide descansar de la forma antes descrita, de forma que se han realizado diversas investigaciones para determinar cómo duermen los peces condrictios (Chondrichthyes). Estos peces cartilaginosos carecen de vejiga natatoria, por lo cual no pueden flotar y su estabilidad en el agua depende de su constante movimiento; por otro lado, estos animales deben moverse contra el flujo de la corriente para hacer entrar agua a sus branquias y boca y absorber el oxígeno del agua para el intercambio gaseoso. Debido a estas características, los tiburones no pueden permanecer mucho tiempo sin nadar, pues correrían el riesgo de morir asfixiados por la falta de oxígeno.

Sin embargo, la forma de cómo duermen los peces condrictios o cartilaginosos, les permite descansar y renovar la energía de su sistema nervioso sin comprometer su supervivencia. Estos peces generalmente se quedan en un estado de adormecimiento mientras nadan sutilmente, para esto eligen algún nivel de agua donde exista una corriente que puedan utilizar para permanecer suspendidos. En otras palabras, los tiburones solo duermen una parte del cerebro mientras la otra se encarga de que sigan en movimiento. En algunos casos pueden incluso sumergirse y posarse sobre alguna superficie de coral donde exista una corriente medianamente fuerte de agua que les permita mantener el flujo de oxígeno.

Muchos peces deben asegurar su supervivencia mientras duermen, por lo cual han desarrollado distintas estrategias de defensa. Los peces loro, por ejemplo, son capaces de segregar una sustancia mucosa, a manera de “bolsa de dormir” que les permite pasar desapercibidos ante algunos depredadores como las anguilas. Otras especies pueden cambiar de color para confundirse con el sustrato en el cual descansan, mientras otros se refugian en cavidades o pequeñas cuevas, donde se recuestan sobre un lado de su cuerpo mientras descansan.

Cómo duermen los peces en los acuarios

Es importante que los peces que son mantenidos en acuarios y peceras puedan contar con un medio adecuado a sus necesidades, de tal forma que les permita mantener un patrón de actividad similar al que mantienen en su hábitat natural. Es recomendable por lo tanto saber cuáles son los hábitos de las especies y cómo duermen los peces que serán mantenidos dentro de acuarios.

Para saber cómo duermen los peces en los acuarios solo hace falta observar con detenimiento su comportamiento. Generalmente se puede notar si un pez está dormido, si este permanece inmóvil, en un mismo lugar y con una misma postura. Esto suele ocurrir todos los días casi a la misma hora, y durante este tiempo puede observarse también una disminución en la respuesta ante distintos estímulos como el aprovisionamiento de alimento o un toque sutil.

Dónde duermen

Las observaciones sobre cómo duermen los peces ha permitido determinar también los lugares que estos animales usan como refugio. El lugar donde duermen los peces varía según las especies y los hábitos de las mismas. Por ejemplo, las tilapias de la especie Oreochromis mossambicus suelen dormir en el fondo de los estanques donde habitan y lo hacen por la noche. Otras especies, como los bagres, usan también el fondo de los cuerpos de agua para descansar, en los cuales apoyan la aleta caudal mientras el cuerpo se inclina sutilmente de forma vertical. Incluso, algunos tiburones de arrecife de la familia Carcharhinidae, conocidos también como tiburones réquiem, pueden dormir en el fondo del mar, adquiriendo un estado de aletargamiento, durante el cual pueden ser incluso empujados a la superficie sin que produzcan ninguna respuesta.

Por otro lado, otros peces como los peces cebra (Dania rerio) duermen en niveles intermedios de la columna de agua, donde parecen flotar con el cuerpo ligeramente inclinado. Muchas especies, además, buscan refugios entre rocas, o las cuevas que se forman entre los corales. Esta es la forma como duermen los peces de diversas especies como los peces payaso, que se refugian entre las anémonas para descansar.

Cuánto tiempo duermen

Algunas investigaciones, sobre cómo duermen los peces, sugieren que estos animales son los vertebrados que necesitan menos tiempo de descanso. En general, estos animales duermen por periodos cortos de tiempo que no pasan de una hora. En algunos casos los peces pueden tomar varios periodos de descanso durante el día, hasta completar más de una hora por cada 24 horas.

El tiempo de descanso de los peces depende de la estabilidad de su entorno y la etapa de vida en la que se encuentren. Existen especies que no duermen durante alguna temporada, por ejemplo, mientras se encuentran migrando o en época reproductiva.

Existen, además, muchas especies pelágicas que parecen no dormir nunca, lo cual genera la incertidumbre de cómo duermen los peces que parecen nadar de forma constante durante el día y la noche. Se ha demostrado que estas especies son capaces de dormir parcialmente durante unos pocos minutos, siempre y cuando no existan estímulos fuertes a su alrededor, mientras que pueden seguir nadando casi al mismo ritmo que lo hacen cuando están despiertos por completo.

Referencias

  • Kavanau, J. L. (1998).
  • Marshall, N. B. (1972).
  • Reebs, S. G. (2008).