Donde viven los peces de agua salada, agua dulce, hábitat de los peces

Hábitat de los peces

Los peces son los únicos animales vertebrados que están realmente ligados al medio acuático para desarrollar su vida, así que su distribución en la Tierra dependerá de la distribución de las aguas que ellos puedan habitar. En esto post hablamos del lugar donde viven los peces, su distribución y hábitat según los correspondientes grupos y sus adaptaciones.

Se puede hablar de dos grandes grupos de peces según el tipo de agua que pueden ocupar: peces de agua dulce y peces marinos. Los primeros viven en lagos y ríos mientras que los otros habitan mares y océanos. Hay algunas especies que pueden pasar periodos de su vida en un hábitat y luego pasar al otro. Normalmente la alternancia se debe a procesos reproductivos, pero en algunas especies no es ese el motivo del cambio de aguas.

Hay que tener en cuenta que los peces son animales de sangre fría y no son capaces de regular su temperatura corporal, por lo tanto siempre estarán condicionados por las temperaturas externas a la hora de adaptarse a un hábitat. Es por eso que, en general, son más comunes en las aguas cálidas y que muchas especies migran según la época del año en busca de aguas con temperaturas más soportables para ellos.

Hábitat de los peces marinos. Peces que viven en agua salada

Si nos fijamos en los peces marinos, se pueden encontrar peces capaces de vivir en prácticamente cualquier mar u océano. Hay algunos adaptados a vivir en los océanos más fríos, mientras que otros sólo pueden hacerlo en aguas con temperaturas elevadas. También hay que tener en cuenta que los océanos pueden ser muy profundos y hay varias zonas dentro de ellos, donde varían varios componentes como la luz o el oxígeno disuelto. Se puede hablar de zona epipelágica, mesopelágica, batial, abisal o hadal de menos a más profunda. No todos los peces pueden vivir a cualquier profundidad, sin embargo, hay algunas especies de peces que durante el día habitan en una zona y por la noche migran verticalmente hacia otra.

Empezando por los océanos más fríos del planeta encontramos en el hemisferio norte el Ártico y en el sur el Antártico. No son muchos los peces adaptados a tales temperaturas, pero sí hay algunas especies que pueden habitarlos. En el Ártico viven peces como el pez plata, la linterna oscura, el espinoso de nueve espinas, el tiburón de Groenlandia o el salmón blanco nelma. Algunos de ellos pueden bajar hasta el océano Atlántico o el Mar del Norte, pero son habituales en el océano Ártico.

En el Océano Antártico viven especies de peces como la merluza negra, el bacalao antártico, el pez linterna de puntos negros o el pez linterna rómbico. La mayoría de ellos tiene un color oscuro de tonos marrones y están preparados para las temperaturas extremas gracias a anticongelantes que llevan en su sangre.

De manera similar, se puede hablar de peces que sólo pueden habitar en aguas especialmente calientes. La mayoría de ellos viven en aguas cercanas al ecuador, independientemente del océano que sea. Muchos de ellos tienen colores llamativos y por eso se acostumbran a tener como animales de acuario. Algunos ejemplos de este tipo de peces pueden ser el pez payaso, el pez loro, el pez mandarín, o el pez león. Son peces asociados a hábitats de arrecifes de coral.

En el resto de casos es muy complicado limitar el hábitat de los peces marinos puesto que la mayoría de ellos viven en aguas de todos los océanos. Por ejemplo el atún, uno de los peces más comunes, está distribuido por todo el mundo. Es cierto que algunas especies tienen preferencia por algunos mares, pero en general están en todos los océanos y mares. Algo similar pasa con los peces que estamos acostumbrados a consumir en nuestra dieta: el mero, las sardinas, la merluza, el gallo, el rodaballo o la dorada son todas especies marinas que viven en prácticamente todas las aguas. Sin embargo, en algunos casos empiezan a ser más escasos ya que ha habido un exceso de pesca.

Hábitat de peces de agua dulce

En el caso de los peces de agua dulce ocurre algo parecido a los peces marinos y es complicado diferenciar claramente sus hábitats puesto que la mayoría están presentes en diversos ríos y lagos a lo largo de todo el mundo, no obstante el hábitat está un poco más limitado que las grandes masas de agua  de los océanos y mares. Aunque muchos originariamente sí tenían un hábitat definido, con el paso de los años y la acción del hombre, se han introducido especies en lugares que no les corresponde. Por ejemplo, las truchas se pueden encontrar en ríos de aguas frías en Norteamérica, el norte de Asia y Europa. Sin embargo, han sido introducidas en algunas zonas donde no son autóctonas como en Oceanía o Suramérica.

La carpa es un pez de agua dulce típico de las zonas templadas de Europa y Asia que puede vivir en aguas con temperaturas que rondan los 20 ºC. Sin embargo, es considerada una especie invasora que es capaz de vivir en muchos otros hábitats donde se pueda introducir, siendo capaz de desplazar a la fauna autóctona de esos ríos, de hecho en muchos países es  considerado como un problema potencial ante la aminoración de sus especies autóctonas.