Decoración de jardines, estanques y fuentes para peces y otros animales

Foto: Alberto Perdomo Licencia: Creative Commons

La decoración de jardines mediante estanques o fuentes se erigen como un oasis natural dentro de nuestra propia casa, contribuyendo a la estética del espacio abierto, al mismo tiempo que aporta un toque selvático y una frescura única a nuestro jardín.

Los estanques y fuentes se pueden instalar o construir en el jardín según sean los gustos de los propietarios. Si nos centramos en los materiales que se pueden usar para la construcción de un estanque o fuente de jardín, hay que nombrar a aquellos artificiales y prefabricados de plástico, de lámina de polietileno o PVC, así como los de construcción propia, generalmente de hormigón y piedras.

Los estanques o jardines prefabricados con origen industrial constituyen la forma más sencilla y rápida de instalar un estanque; pueden ser de plástico o fibra de vidrio, rígidos o semirígidos, todos ellos con bastante resistencia a los factores externos.

El tamaño, las formas, la profundidad de los estanques y fuentes de exterior, fabricados a escala industrial, son variados y fueron pensados para que se adapten a todos los gustos. De cualquier manera, desde el punto de vista ornamental, al instalar un estanque o fuente de jardín siempre se deberá tener en cuenta el tamaño del mismo; por ejemplo, nunca es conveniente instalar estanques pequeños en jardines muy grandes. Asimismo la ambientación del estanque con plantas, piedras y guijarros se presenta como fundamental para darle el toque genuino que necesita. Las fuentes son por lo general son de dimensiones más reducidas y se adaptan para instalarlas tanto en el exterior o interior de la vivienda.

Al momento de considerar uno de los aspectos fundamentales para un estanque o fuente de exterior, como lo es el mantenimiento, habrá que tener en cuenta: el agua, el fondo y los alrededores. Un buen tratamiento de estos tres elementos nos ahorrará dinero en reparaciones de averías evitables.

En lo que al mantenimiento fundamental se refiere, hay que impedir que se acumulen en el fondo del estanque, hojas, cortezas o restos de plantas, puesto que de mantenerse en el tiempo, forman sedimentos y algas que quitan oxigeno y dañan las plantas propias que habitan en el mismo, por esa razón, la instalación de un filtro de calidad en el fondo es la mejor opción si queremos que nuestra pequeña charca se mantengan en optimas condiciones de conservación. Al mismo tiempo que cuidaremos de no construirlo en lugares cercanos a arboledas, precisamente para evitar la caída de hojas o flores, téngase en cuenta que dañarían todo el funcionamiento interno del estanque o jardín.

Entre los accesorios más utilizados, mayoritariamente por aportar belleza y ambientación, destacan: luces especiales para dotarlo de mayor visibilidad, cascadas, troncos, fuentes… Asimismo, también son muy aceptados los sistemas anti-desborde, creados para evitar el rebasado del estanque en épocas de intensas lluvias.

Existe una amplia gama de animales que pueden vivir en nuestro lago artificial, desde pequeñas aves acuáticas, reptiles, anfibios o peces. Si hemos decidido introducir animales, es necesario un estudio de compatibilidad entre especies, entre otras cosas, para evitar la depredación de ejemplares, de esa manera
aseguramos la supervivencia de animales en el pequeño espacio natural que vamos a recrear.

Las tortugas acuáticas se adaptan muy bien a este tipo de charcas artificiales, aunque es necesario que tengan acceso al exterior para que puedan tener contacto con la tierra y tomar sus correspondientes baños de sol. Alguna zona cubierta también es relevante, ya que van a precisar cierta intimidad, al mismo tiempo que se sentirán más protegidas. Muchos ejemplares llegan a reproducirse con suma facilidad. Entre las variedades más indicadas para la vida en un estanque destacan los géneros Trachemys, Pseudemys y Graptemys.

Si hemos decidido introducir peces, lo más indicados son los koi, sin duda la belleza que adquieren estos ejemplares y su tolerancia hacia los humanos enriquece considerablamente la ornamentación de nuestro jardín, al mismo tiempo que se recrea un ambiente de paz y tranquilidad, muy valorado sobre todo en tiempos actuales.

En cualquier caso, con independencia de la especie a albergar, se aconseja no masificar el espacio, ya que perjudicaría la calidad de vida de estos animales. El agua debe ser tratada para acondicionarla a los requisitos que precisan los animales que pretendamos acoger. Un sistema de filtrado es esencial, si queremos que mantenga la calidad de pureza que precisa el acuático. Cuidaremos de que el agua esté los suficientemente oxigenada, incluso existen accesorios en el mercado para tal fin. El espacio y la profundidad son aspectos a tener en cuenta y que ha de meditarse previo a la construcción del estanque o fuente de jardín, todo ello en función de las necesidades básicas que va a requerir el animal que pensamos alojar en nuestro pequeño oasis.

Decoración de jardines, estanques y fuentes para animales
Tu opinión importa: Valora el artículo