Larvicultura de peces, importancia y elementos esenciales

Larvicultura de peces

Durante el proceso reproductivo y de crecimiento de los peces, estos pasan por varias fases hasta convertirse en ejemplares adultos, la identificación de estas fases ha servido de guía para las personas que trabajan en la acuicultura, especialmente a los que laboran con el cultivo de peces. El conocimiento de cada fase de la reproducción de los peces resulta de gran importancia, ya que de ello depende que la viabilidad y el desarrollo final de los ejemplares adultos sean numerosos y exitosos. Una de las etapas más importantes y en la que los peces son extremos delicados, por lo que los índices de mortalidad son elevados, es la fase larval, por ello es que dentro de la acuicultura se ha desarrollado un estudio intenso para comprender la manera en que estos pequeños seres se desarrollan de la forma apropiada, estos estudios se conocen hoy en día como larvicultura de peces.

Entonces podemos definir la larvicultura de peces como una técnica mediante la cual se crean las condiciones necesarias para el cultivo y mantenimiento de las larvas de los peces, con el propósito de aumentar los niveles de sobrevivencia de manera que se puedan convertir posteriormente en individuos adultos.

Importancia de la larvicultura de peces

La larvicultura de peces se puede realizar con dos propósitos principales, uno de ellos radica en el ámbito comercial y el otro en el ámbito ecológico. Para describir el primero de ellos debemos hacer mención a la cantidad de población del planeta, la cual sigue en crecimiento y por lo tanto, la cantidad de alimento en demanda también aumenta, lo que hace que la pesca convencional no sea suficiente para abastecer todo el mercado. Para ello, el hombre ha resuelto realizar los cultivos de peces, bien sea en estanques creados de manera artificial o en adaptaciones en ambientes naturales, por supuesto el éxito de la explotación del recurso pesquero pasa por el buen manejo y la cría de las larvas de los peces.

El segundo propósito es con fines ecológicos para tratar de revertir los daños que han causado durante años las actividades pesqueras, que ha llevado al borde de la extinción a muchas especies, a la vez que evita los peligros de depredación y de factores ambientales a los que se enfrentan las larvas durante su vida libre en los cuerpos de agua. El control larvario que propicia la larvicultura de peces, proporciona un bien incalculable para el restablecimiento de las diferentes especies dulceacuícolas y marinas.

Elementos claves para la realización de la larvicultura de peces

Para lograr el éxito en el mantenimiento y elevadas tasas de supervivencia de las larvas de los peces, se deben controlar diversos factores tanto bióticos como abióticos, los cuales en su conjunto brindaran las condiciones necesarias para que las larvas continúen su desarrollo. Entre los factores más importantes se detallan seguidamente.

Alimentación

La alimentación en la larvicutura de peces se considera un elemento fundamental e incluso el más importante para lograr llevar a buen término el proceso de desarrollo larvario. Para brindar una alimentación de calidad se debe estudiar a fondo cada especie para determinar los requerimientos nutricionales de cada uno de ellos, una vez identificados estos requerimientos, se selecciona el alimento, el cual puede ser vivo y de origen natural o partículas inertes fabricadas en base a formulaciones. De igual manera, se deben tomar en cuenta otros factores como el tiempo en el que se debe implementar la alimentación a las larvas, ya que estas al momento de su nacimiento se alimentan por un tiempo de las reservas proporcionadas por el vitelo, mientras se termina de desarrollar por completo la boca y el sistema digestivo.

Según los estudios realizados, la alimentación que mejor ha dado resultados en los procesos de larvicultura de peces es con organismos vivos, especialmente con plancton (fitoplacton y zooplacton) que incluyen microalgas, rotíferos, copépodos, artemias (conoce a estos invertebrados), entre otros. La implementación de organismos vivos en la larvicultura de los peces resulta esencial para despertar en ellos el instinto de captura, debido al movimiento y las coloraciones que estos poseen, además son altamente digeribles y proporcionan elementos nutricionales básicos para el crecimiento de las larvas.

Temperatura

Se hace necesario mantener un control estricto de la temperatura del agua en que se encuentran las larvas, debido a que estos son muy frágiles y sensibles a los cambios bruscos que se puedan presentar, así mismo se ha comprobado que mantener una temperatura ideal para cada especie ayuda en el crecimiento y a la diferenciación de los tejidos de manera correcta. Además, ayuda al completo desarrollo de los órganos, lo que repercute directamente en que se pueda obtener un elevado porcentaje de larvas viables, así como también que al completar su desarrollo y convertirse en ejemplares adultos tengan una talla óptima, resultando beneficioso en el ámbito comercial.

Horas de luz y oscuridad

En este caso es importante señalar que las diversas especies de peces presentan diferentes características y hábitos, con los cuales se logran desarrollar de manera correcta, lo mismo sucede en las etapas larvarias por lo que en el proceso de larvicultura de peces se debe prestar atención al fotoperiodo, en el cual su crecimiento se aprovecha al máximo. Como ejemplo de la relevancia de este elemento podemos nombrar al pez gato C. gariepinus, el cual ha demostrado que sus larvas pueden crecer más rápidamente si se mantienen en largos periodos de oscuridad, influyendo también a que descienda la tasa de canibalismo.

Calidad del agua

Por último y no menos importante está la calidad del agua en los que se practica la larvicultura de peces, para ello se deben controlar varios parámetros y así proporcionarles agua que tenga criterios microbiológicos y fisicoquímicos ideales para esta actividad.

Entre los factores microbiológicos que se debe controlar son la presencia de bacterias y hongos que puedan causar infecciones y producir muertes elevadas de larvas, mientras en el aspecto fisicoquímico se deben controlar los parámetros como la alcalinidad, salinidad, pH, dureza entre otros.

Autores consultados

  • Atencio, V. (2001).
  • David, C.; Castañed. (2006).
  • Prieto, M.; Atencio, V. (2008).
  • Prieto, M.; Castaño, F.; Sierra, J.; Logato, P.; Botero, J. (2006).