Peces abisales: características, información y especie tipo

Características de los peces abisales

peces abisales

Los peces abisales son criaturas que poseen características morfológicas con peculiaridades que en algunos casos se han ganado el nombre de peces monstruos. Los peces abisales tienen una estructura blanda y elástica, son de pequeño tamaño y presentan dimorfismo sexual al ser las hembras más grandes que los machos. La estructura ósea es flexible debido a que la cantidad de calcio es relativamente bajo en las profundidades y la vitamina D, otro factor fundamental para la conformación de los huesos, no se puede formar ya que la luz solar no llega a los abismos.

La piel en muchos casos suele ser traslúcida como en las medusas o presentar coloraciones opacas muy similares al negro de la zona en que habitan. Presentan ojos de distintos tamaños, los cuales funcionan de manera especial al lograr pasar los mínimos destellos de luz dos veces por la retina, y así poder visualizar de manera eficaz tanto presas como depredadores, esto lo logran gracias a una capa ubicada detrás de la retina denominada tapetum.

Hábitat de los peces abisales

Tal como lo indica su nombre, los peces abisales viven en las profundidades del mar en abismos que oscilan entre los 3000 y 6000 metros de profundidad con altas tasas de presión, las temperaturas son bajas y pueden alcanzar hasta 3°C. Las corrientes a esta profundidad son mínimas lo que ayuda a los peces a nadar sin mayor resistencia aprovechando su esqueleto blando y flexible. Naturalmente los peces abisales han sido observados en las profundidades del océano Pacífico, océano Indico y el mar Rojo.

La vida de los peces abisales está estrechamente relacionada con bacterias que viven en estas oscuras aguas con las cuales forman una simbiosis, aprovechándose estos la luminiscencia que producen las bacterias, las cuales están adheridas a la piel de los peces para engañar y atraer a sus presas y así devorarlas.

Alimentación

La alimentación de los peces abisales es netamente carnívora, se ha descrito que puede alimentarse de zooplancton, cangrejos, camarones y peces; pueden tragar rápidamente a sus presas gracias a la enorme boca que poseen, además presentan filosos dientes que le dan la característica aterradora de monstruo, estos dientes atraviesan a sus presas sin darle una oportunidad de poder escapar, ya que no pueden permitirse perder una comida dado que la misma es escasa en esta parte del mar.

La situación de la alimentación es tan extrema que incluso los peces más pequeños pueden comerse a los más grandes.

Tipos de peces abisales

A medida de que se explora las profundidades aparecen nuevas formas de vida, entre estos una gran variedad de peces con sus distintivos aspectos. Entre las especies que se han logrado capturar podemos mencionar a lophiiformes, chimaeriformes, ophidiiformes y stomiiformes, los cuales viven a diferentes profundidades.

Especie representativa

Una de las especies tipo de peces abisales más representativas es Melanocetus Johnsonii, el cual pertenece al orden Lophiiformes y familia Melanocetidae, este pez también es llamado por sus nombres comunes como rape o jorobado. Entre sus características morfológicas podemos encontrar que es un pez de pequeño tamaño en la cual la hembra es mucho más grande que el macho, al medirlo desde la boca hasta la abertura de la cloaca, la hembra alcanza un tamaño de 154 mm mientras que los machos solo alcanzan 28 mm.

Al ser la hembra mucho más grande, es la encargada de cuidar al macho, ya que éste se ha descrito como un parásito, formando en realidad una simbiosis al proporcionarle a la hembra espermatozoides continuos para su reproducción.

La alimentación de Melanocetus Johnsoniies, igual a otros miembros de peces abisales, se nutre de animales que son atraídos por la luminiscencia que son capaces de producir, en este caso esta especie posee una estructura o espina que sale de la parte dorsal y llega justo hasta el frente de la nariz, en la punta de esta posee un órgano llamado fotóforo en el cual están las bacterias que permiten proporcionar la luminiscencia necesaria para atraer las presas, y una vez que las tiene cerca las ataca rápidamente con sus enormes dientes.

En cuanto a su reproducción, ha sido difícil establecer un ciclo de vida por lo complicado que es monitorearlo en su hábitat, lo que si se ha logrado establecer es que el macho por medio de factores químicos busca a la hembra y una vez que la encuentra forman un lazo que puede durar toda la vida, para el sistema de apareamiento el macho muerde el vientre de la hembra y se convierte como en un apéndice de la misma. La hembra tiene la capacidad de poner huevos, lo que lo hace una especie ovípara, dichos huevos están cubiertos por una capa gelatinosa que los hace flotar y al salir las larvas viven a nivel del plancton.

Este pez abisal está ampliamente distribuido, lográndose encontrar en la Isla Faroe, Francia, Islandia, Irlanda, Portugal, España y Reino Unido y pueden ser encontrados en profundidades que van desde los 100 hasta los 4500 m.

Referencias

– Gregory, W.; Conrad, M. (1936)

– Hernández-Urcera, J.; Guerra, A. (2014)

– Rijnsdorp, A.; Munroe, T. y Costa, M. (2015)

– Vasquez, K.; Acosta, A.; Herrera, J. (2013)

– Foto: National Geographic