Peces herbívoros, clasificación e influencia sobre otras comunidades

Peces herbívoros
Brian Gratwicke/CC BY 2.0

Los peces aparecieron hace más de 500 millones de años y ocupan prácticamente todos los hábitats en el medio marino, presentan una gran diversidad morfológica, ecológica y biológica. Están adaptados a una amplia variedad de alimentos: zooplancton, otros peces, detritus, coral, algas y vegetación acuática; por lo que pueden ser filtradores, carnívoros, omnívoros, herbívoros o detritívoros. En este artículo informamos sobre los peces herbívoros.

La ecología de la alimentación que involucra toda la historia de vida de un pez (desde el estadio larvario hasta la madurez) fue una condición importante para la selección y sobrevivencia de la especie. El desarrollo de su estrategia de alimentación, hábitos alimentarios, manipulación de los alimentos y el impacto de la depredación en el suministro de alimentos fueron condiciones que los peces tuvieron que perfeccionar.

En la actualidad, un aspecto ahora ampliamente aceptado es que los hábitos alimenticios de los peces se superponen con los niveles tróficos, no obstante, a la fecha se sigue conservando el esquema de organización de los ecosistemas de Lindeman. Este esquema tiene dos elementos centrales que tienen aplicabilidad en la ecología general, 1) Relaciona los elementos bióticos del ecosistema con los nutrientes inorgánico que nutren a los individuos y 2) Categoriza los elementos bióticos en un sistema de cuatro niveles tróficos interconectados.

Herbivoría en peces

A los macro-consumidores primarios se les conoce como herbívoros y son aquellos que se alimentan de los productores primarios como la vegetación acuática. De manera que se consideran herbívoros a todos los peces que se alimentan de fitoplancton, algas o macrófitas. Dentro de la cadena trófica se les denomina consumidores primarios; los peces herbívoros son agrupados tomando en cuenta el grupo funcional al que pertenecen, de ahí que se les conozca también como ramoneadores, pacedores, excavadores o fito-planctívoros.

Clasificación de los peces herbívoros en función de los grupos funcionales

Los términos ramoneadores (browsers) y pacedores (grazers) describen dos formas de obtener alimento de las algas bentónicas por parte de los peces herbívoros.

Ramoneadores (Browsers)

Se refiere a todos aquellos peces que muerden trozos de plantas o macroalgas sobre el sustrato. Los ramoneadores pueden emplear diferentes estrategias de alimentación, dependiendo del tipo de alimento objetivo. Un ejemplo típico son los peces loro que habitan en los bancos de coral.

Pacedores (Grazers)

Los peces herbívoros contemplados en este grupo funcional “cultivan” las algas muy cerca del sustrato y pueden ingerir parte del sustrato junto con el crecimiento de la planta. Obtienen su alimento raspando y succionando, y sus intestinos están usualmente llenos de desechos calcáreos y otros materiales.

Sin embargo, un pacedor o un ramoneador no seguirá una técnica de alimentación de manera constante. Por ejemplo, cuando el pez damisela azul gigante (Microspathodon dorsalis, Pomacentridae) está estableciendo su territorio, es un ramoneador que consume las algas carnosas y frondosas; y es un pacedor cuando se alimenta del eventual césped de algas rojas que se desarrolla en su territorio ya establecido.

Excavadores

Son peces pequeños, generalmente no mayores a 10 cm, que encuentran refugio en grietas, oquedades, piedras o coral.

Fitoplanctívoros

Incluye a las especies de peces herbívoros de tipo filtradores; también puede incluir a las larvas y a los juveniles. Ejemplos de este grupo son los arenques, sardinas (accede a la ficha de este pez) y las anchoas, estas especies filtran el plancton por medio de las branquiespinas.

Una razón por la que los peces herbívoros no encajan en el concepto convencional de herbívoros es el hábito carnívoro de las larvas. Sin embargo, conforme crecen, su estrategia de alimentación cambia en la misma proporción que cambia su alimento en cantidad, tamaño y características.

Estudios estrictos sobre hábitos alimenticios en adultos, han encontrado alimento de origen animal en la ingesta; por lo cual algunos ictiólogos consideran que ningún pez herbívoro adulto es un pez herbívoro obligado. Sin embargo, también se afirma que esto podría ser consecuencia del consumo involuntario cuando los peces están pastando.

Adaptaciones de las estructuras bucales en los peces herbívoros

Las adaptaciones para un tipo concreto de alimentación ocurren en estructuras específicas empleadas en la adquisición y procesamiento de alimentos tales como: las mandíbulas, huesos, músculos, dientes sistema digestivo y branquiespinas. Existe una fuerte correlación entre la morfología y los hábitos de alimentación en la mayoría de las categorías tróficas, incluidos los peces herbívoros. Por lo tanto, cada grupo funcional posee estructuras morfológicas directamente responsables del proceso alimenticio.

Una de las características evolutivas más importantes para los peces fue la adquisición de la capacidad de protrusión de la mandíbula; con la modificación de los huesos que constituyen la mandíbula los teleósteos superiores fueron capaces de proyectar la mandíbula superior al frente, y con ello lograron la facultad de ampliar su espectro alimenticio y de capturar a sus presas con mayor eficiencia.

La protrusión involucró la adaptación de los huesos de la mandíbula (premaxilar, maxilar, mandíbula), ligamentos que van del hueso al cráneo (y entre sí), así como de varios músculos, en particular los expaxiales, el elevador del opérculo, el hipoaxial, el aductor mandibular y el elevador del arco palatini.

Los aspectos de ecología trófica pueden ser deducido a partir de rasgos morfológicos como la posición de la boca o el tipo de dentadura. En el caso de los de tipo excavadores, poseen una boca subterminal o inferior con la que raspan las algas. Por su parte, los que viven en zonas marinas de corrientes rápidas pueden tener bocas suctoriales, que les permiten succionar el alimento mientras permanece adherido al sustrato.

Los peces herbívoros pueden poseer dientes fusionados que les permiten alimentarse de algas duras o calcificadas.

Importancia del enfoque ecológico para entender a los peces herbívoros

Seguidamente se analiza la influencia de peces herbívoros en otras comunidades y un caso de estudio.

¿Cómo influyen los peces herbívoros sobre otras comunidades?

Uno de los objetivos básicos de la ecología de comunidades es entender el rol que juegan las especies dentro de estas y de conocer su respuesta a los factores biológicos que determinan su distribución y abundancia. Considerando esto se ha demostrado que las relaciones tróficas juegan un papel crítico en la estructura y función de los ecosistemas, pues pueden alterar la biomasa y la densidad.

La herbivoría ha sido reconocida ampliamente como un proceso crítico que afecta la estructura y función en los ecosistemas marinos, así como el flujo de carbono. El mejor ejemplo del activo papel que juegan los peces herbívoros se encuentra en los arrecifes de coral. Los arrecifes son el modelo idóneo de un ensamblaje diverso, en el que las relaciones bióticas y tróficas se reflejan en las presiones que ejercen una comunidad sobre otra.

Caso de estudio: Efecto de los peces herbívoros sobre las comunidades de alga-coral

En un experimento de campo realizado en una zona arrecifal con el objetivo cuantificar el impacto de los peces herbívoros sobre la cobertura de alga-coral y de determinar la competencia alga-coral, se encontró que los juveniles de corales crecieron más rápidamente en presencia de herbívoros; esto sugiere que la presión que ejercen los peces sobre la comunidad de algas disminuye la competencia por espacio que se presenta entre los juveniles de S. siderea y las algas arrecifales.

El experimento de exclusión de peces herbívoros realizado durante el experimento -por medio de jaulas- puso en evidencia que, ante la ausencia de los mismos, las macroalgas filamentosas (como por ejemplo, los géneros Cladophora, Ceramium, Polysiphonia) están libres de restricciones para colonizar a los cabezos de coral.

Esto fue atribuido al hecho de que el crecimiento y distribución de las algas filamentosas depende en gran medida del pastoreo. Los autores concluyeron que los peces herbívoros pacedores que se alimentan de los tapetes algales filamentosos pueden ejercer un efecto mayormente positivo sobre las colonias de coral, debido al forrajeo que ejercen sobre ellas (aunque el forrajeo en sí, pueda ocasionar daños ocasionales al coral) con lo que regulan el crecimiento, reproducción y sobrevivencia de las algas. En el mismo estudio, se pudo observar que por efectos de la sobrepesca hubo una reducción en los niveles de herbivoría y un crecimiento acelerado de macroalgas.

Bibliografía

  1. Gerking SD. 1994. Feeding ecology of fishes. Academic Press, Inc. USA. 416 p.
  2. Helfman GS, BB Collette, DE Facey & BW Bowen. 2009. The diversity of fishes: Biology, Evolution and Ecology. 2da ed, Wiley-Blackwell Ed., UK, 720 p.
  3. Longo GA, CEL Ferreira & SR Floeter. 2014. Herbivory drives large-scale spatial variation in reef fish
  4. trophic interactions. Ecology and Evolution. 4(23): 4553–4566.
  5. López-Jiménez, I.T., Flórez-Leiva, L., & Quan-Young, L.I. (2020). Influencia de la herbivoría sobre la interacción alga-coral en un arrecife coralino de bahía Capurganá, Caribe colombiano. Revista de Biología Tropical, 68(3), 729-742.
  6. Wooton RJ. 1990. Ecology of teleost fishes. Chapman and Hall. Nueva York. 404 p.