Pescado azul: propiedades y beneficios de su consumo

Pescado azul
Pescado azul
Ana Rey/CC BY-SA 2.0

La implementación de la ingesta de pescado en la dieta del ser humano trae consigo numerosos beneficios gracias a las excelentes propiedades nutritivas que poseen las distintas especies de las que nos alimentamos. En esta ocasión hablaremos de las bondades que nos ofrece el pescado azul, que es denominado así ya que se trata de un grupo de peces que pueden presentar tonalidades azules en su exterior, además de un alto contenido en grasa, por lo que también son llamados pescados grasosos.

Este tipo de pescado constituye una gran fuente de alimento nutritivo, en especial por la presencia ácidos grasos como el omega 3, por lo que los convierte en un alimento con grandes potencialidades para toda la población e incluso en aquellas personas que necesitan un régimen especial de alimentación para prevenir o controlar alguna enfermedad.

Ejemplos de pescado azul

Para entender un poco mejor de cuáles pescados estamos hablando, debemos considerar que se califica como pescado azul a aquellos peces que poseen un porcentaje de grasa igual o superior al 5%. Entre las especies que cumplen estos requisitos podemos nombrar a la sardina, el atún, caballa, pejerrey, bonito, verdel, boquerón, jurel, salmón entre otros.

Este grupo de pescados, por lo general son de fácil manejo en la cocina, lográndose preparar distintas recetas con estos ejemplares, llegándose a consumir de diferentes maneras ya sea frito, asado, al vapor, a la plancha y guisado.

Aportes nutritivos del pescado azul

Los aportes nutricionales del pescado azul son numerosos, lográndose encontrar en ellos propiedades como vitaminas de diferentes tipos, proteínas, aminoácidos esenciales, minerales importantes para el buen funcionamiento del cuerpo y por supuesto la gran cantidad de ácidos grasos poliinsaturados.

Entre las vitaminas que están presentes en el pescado azul podemos mencionar la vitamina D, la vitamina B12, la vitamina A y la vitamina E.

Los aminoácidos que están presentes en el pescado azul son todos aquellos aminoácidos esenciales, los cuales el cuerpo humano no puede sintetizar, entre estos aminoácidos podemos mencionar la lisina, triptófano, histidina, leucina, isoleucina, fenilalanina y valina.

Igualmente el pescado azul es rico en minerales como calcio, fósforo, hierro, sodio, potasio y magnesio. Las cantidades presentes de estos minerales en los peces azules dependerá de la especie en cuestión, incluso de la época del año en que es capturado y la edad que posea el ejemplar.

Finalmente y uno de los aportes más importantes que le hacen los peces azules al organismo es la gran cantidad de ácidos grasos poliinsaturados, especialmente del ácido alfa linoleico o mejor conocido como omega 3.

Beneficios del consumo del pescado azul

Basándonos en los aportes nutricionales descritos anteriormente, el consumo de pescado azul le proporciona una cantidad de beneficios al organismo que es necesario destacar:

En primer lugar está el aporte de las vitaminas al organismo, entre las cuales se encuentra la vitamina D, un suplemento importante ya que ayuda al organismo a la correcta absorción de calcio, mineral indispensable para el crecimiento sobre todo en edades de desarrollo. Otras de las vitaminas presentes en el pescado azul es la vitamina A y la vitamina E, estas son potentes antioxidantes, es decir, ayudan a proteger a las células del organismos de aquellos radicales libres que pueden causar lesiones e incluso dañarlas, también mantiene saludable al sentido de la vista y al sistema inmunológico que es indispensable para la defensa del cuerpo contra agentes infecciosos.

Seguidamente está un alto nivel de contenido proteico, así como de aminoácidos esenciales, los cuales son requeridos para la sintetización de las proteínas humanas, que juegan un papel fundamental en la elaboración de nuevos tejidos, así como en la comunicación entre las células haciendo uso de enzimas y hormonas.

De la misma manera, la ingesta de pescado azul, aumenta la cantidad disponible de minerales, que son indispensables para el buen funcionamiento del cuerpo. Entre estos minerales podemos mencionar el magnesio y el sodio, que mantienen un equilibrio eléctrico para el buen desempeño de células nerviosas; el iodo, el cual es sumamente importante para el buen funcionamiento de la glándula tiroides, previniendo la aparición del bocio por deficiencia de este mineral. Otro mineral importante es el hierro, importante para la formación de la hemoglobina, cuya función principal es el intercambio gaseoso, transportando el oxígeno a los diferentes órganos para su funcionamiento, finalmente el fosforo encargado de mantener un correcto funcionamiento del metabolismo celular para el aprovechamiento de la energía, entre otras funciones importantes.

El beneficio que por excelencia brinda el consumo de pescado azul, es la presencia de los ácidos grasos poliinsaturados (omega 3), que poseen diversas funciones positivas en el organismo, siendo una de ellas la protección al sistema cardiovascular, ya que previene la formación de trombos en la sangre, eleva la presencia de lo que comúnmente denominamos colesterol bueno y ayuda a reducir las cantidades del colesterol malo. También presenta actividad vasodilatadora lo que ayuda a controlar la presión arterial, así mismo es recomendable el consumo de pescado azul para aquellas personas que son propensas a sufrir diabetes mellitus.

Literatura consultada:

– Feria, S. (2008)

– López-Bescós, L. (2005)

– Nasiff-Hadad, A.; Meriño-Ibarra, E. (2003)

– Varona, J.; Varela, M.; Ruiz, B.; Grande, F. (1986)