Pescado blanco, beneficios de su consumo. Aportes nutricionales

Pescado blanco
Jesús Gorriti (flickr.com)/CC BY-SA 2.0
Pescado blanco -Rodaballo-

Se reconoce que desde tiempos remotos el pescado ha sido unos de las primeras fuentes alimenticias, aportando al ser humano muchas propiedades beneficiosas, como es el caso del pescado blanco. Todo lo anterior conlleva como resultado la explotación y el estudio de las diferentes especies, dándole a cada una de ellas un valor tanto económico como nutricional que dependiendo de la exigencia o la necesidad de la población, consumirán los diferentes tipos de pescados para cubrir sus necesidades nutricionales.

En el caso del pescado blanco, el cual es llamado de esta manera por poseer una carne de color blanquecino, se caracteriza por ser una carne magra, es decir, a diferencia del pescado azul donde su principal componente son el alto porcentaje de grasa. En el pescado blanco, la cantidad de grasa no supera el 3 %, lo que lo convierte en un alimento ideal en aquellas dietas especiales donde se desea suprimir el consumo de lípidos. Así mismo, el pescado blanco es una fuente importante de otros componentes nutricionales importantes, que nos ayudan a mantener una calidad de vida óptima, por lo que es muy recomendable su consumo.

¿Quiénes conforman el grupo del pescado blanco?

Como se dijo anteriormente, para poder entrar en la categoría de peces blancos, se debe asumir que poseen una carne magra o que equivalen a un porcentaje de grasa no mayor al 3%, lo que hace que este alimento sea de fácil digestión. Entre las especies que conforman este grupo podemos mencionar al cabracho (Scorpaena scrofa), rodaballo (Scophthalmus maxima), bacalao (Gadus morhua), besugo (Pagellus bogaraveo), lenguado (Solea solea), merluza (Merluccius merluccius), rape (Lophius piscatorius), entre otros.

¿Qué aportes nutricionales ofrece el pescado blanco?

En el sentido de los aportes nutricionales, el pescado blanco ofrece una amplia gama de elementos necesarios para el buen funcionamiento del organismo, entre estos aportes podemos encontrar que es una gran fuente de vitaminas, especialmente las vitaminas del grupo B, así mismo posee una buena cantidad de minerales beneficiosos como hierro, calcio, magnesio, sodio, fósforo y yodo. Igualmente encontraremos una fuente segura de aminoácidos esenciales como lisina y arginina.

Por ultimo está su aporte proteico, muy relevante ya que el pescado blanco es uno de los mayores aportadores de proteínas al organismo, siendo esta muy importante, en la medida que es utilizada para muchos procesos bioquímicos del cuerpo.

¿Qué beneficios nos proporciona el consumir el pescado blanco?

Haciendo mención a los aportes nutricionales que da el pescado blanco, comprobaremos que el consumo de las diferentes especies que integran a estos animales contribuye satisfactoriamente a la salud, los principales aportes son descritos a continuación.

La presencia de las vitaminas A y la vitamina E en el pescado blanco proporciona al organismo varios beneficios, entre los que se encuentra el fortalecimiento del sistema inmunológico, ayudando a que el cuerpo pueda batallar contra las infecciones, también beneficia positivamente a la vista, ya que ayuda en el desarrollo de tejidos que conforma a la retina. Así mismo, evita que se produzca el envejecimiento celular con su poder antioxidante eliminando los radicales libres que pueden causar lesiones a nivel de la piel.

Otras vitaminas presentes en el pescado blanco, y que aportan beneficios en el organismo son las llamadas del grupo B, estando en mayor cantidad la B1, B2, B6 y B12, brindándole al organismo beneficios como el correcto funcionamiento del sistema nervioso, ya que forman parte o son integrantes de varios tipos de transmisores como los neurotransmisores, que son necesarios para el buen desempeño de las células del cuerpo. Igualmente incrementa la posibilidad de tener un aumento en la hemoglobina, ya que estas vitaminas ayudan a que se eleve la presencia de glóbulos rojos en la sangre, y por ende un mayor y mejor distribución del oxígeno a los distintos órganos del cuerpo.

Como se mencionó en los aportes nutricionales del pescado blanco, estos peces, dependiendo de la especie, presentan gran cantidad de minerales que son indispensables para el buen funcionamiento del organismo. Estos componentes son necesarios para equilibrar las células en cuanto a su contenido ácido base, así como formar parte de varias reacciones bioquímicas. Los minerales forman parte importante en el desarrollo de varias estructuras como los huesos, dientes y son esenciales para la regulación del metabolismo celular. También actúan como reguladores en varios procesos hormonales como lo hace con la glándula tiroides, gracias a la presencia del yodo.

Unos de los beneficios particulares que ofrece consumir el pescado blanco, sobre todo en aquellas personas con dietas especiales para el mantenimiento de su cuerpo, también en aquellas que buscan adelgazar pero sin perder un gran aporte energético, es el alto contenido proteínico que poseen estos pescados, inyectándole al organismo los aminoácidos esenciales (isoleucina, leucina, lisina, metionina, fenilalanina) para que pueda sintetizar sus propias proteínas, que serán usadas para un gran número de actividades corporales.

Estas proteínas son las encargadas de ir formando nuevos tejidos durante el desarrollo, así como cumplir una importante labor en los procesos bioquímicos de señalización celular a través de los receptores de membrana, implicando la coordinación de los diferentes procesos que son llevados a cabo en el organismo.

Referencias

– Choquehuanca, L. (2013)

– Luchini, L. (2010)

– Mercedes, T. (2012)

– Pinto,J.; Cáceres, M.; Pons, P. (2005)

– Vela, E. (2013)