Temperatura corporal de los peces

Temperatura corporal de los peces
© Paradais Sphynx

La gran mayoría de los peces pertenecen al grupo denominado poiquilotermos o ectotermos y también conocidos popularmente como animales de sangre fría, esto significa que los peces no poseen la capacidad de regular su temperatura corporal internamente mediante procesos metabólicos, sino que deben recurrir en muchos casos a patrones comportamentales que les permitan obtener una temperatura adecuada para su desarrollo. La temperatura corporal de los peces se ve bastante comprometida, pues los cuerpos de agua donde habitan actúan como disipador de calor, esto debido a que los peces al tener una temperatura más elevada que el agua, tienden a perderla rápidamente por el proceso de convección.

Debido a las variaciones de la temperatura de los cuerpos de agua, sobre todo de las marinas en donde las aguas superficiales suelen ser más cálidas que las profundas, hay una extensa variabilidad de preferencias y especializaciones de los peces para adaptarse a las diferentes temperaturas y lograr que su metabolismo funcione lo más óptimo posible, con el fin de que las otras acciones vitales como la alimentación, crecimiento, maduración y reproducción se puedan llevar a cabo.

Clasificación según temperatura corporal de los peces

Es relevante manifestar que hay peces que pueden soportar amplios rangos de temperatura por lo que son denominados euritermos, así mismo existen peces cuyo rango de acción se ve más limitado recibiendo el nombre de estenotermos. Con respecto a la temperatura que pueden soportar estos vertebrados acuáticos tenemos la siguiente clasificación.

Peces de agua fría: de manera general los peces que se han adaptado y pueden mantener una temperatura corporal entre 5 y los 15 °C, estos peces son estenotermos ya que su rango de acción es limitado.

Peces de agua cálida: en este grupo encontraremos a una variedad de peces euritérmico, ya que tienen la capacidad de resistir rangos de temperatura más amplios que pueden comenzar desde los 6°C hasta los 30 °C. Algunas especies que pueden hacer vida en este grupo son: varios tipos de carpa como C. carpio, bagres (Ictalurus punctatus) y tilapias.

Peces de aguas tropicales: aquí se agrupan a los peces que viven en aguas cálidas pero que su tolerancia a los cambios de temperatura son menores, por lo que son considerados euritérmicos. La temperatura que pueden tolerar fluctúa entre los 25 a 30°C y como ejemplo de este grupo mencionaremos a la cachama (Colossoma sp).

Es importante destacar que aunque los peces pueden tolerar rangos de temperaturas como las mencionadas anteriormente, no siempre los extremos de estos rangos son beneficiosos para su desarrollo, por lo tanto, para controlar o estabilizar la temperatura corporal de los peces, cada especie debe buscar los mecanismos necesarios para evitar tanto la pérdida de calor como el sobrecalentamiento.

Mecanismos de regulación de la temperatura corporal de los peces

Tal como se mencionó anteriormente, la temperatura corporal de los peces tiene un papel importantísimo en las actividades vitales como la alimentación, metabolismo, desarrollo y reproducción, motivo por el cual deben regularse para obtener un desempeño óptimo de todos sus sistemas.

El hábitat natural en que se encuentran los peces constituye un desafío que se debe enfrentar continuamente, ya que el agua es un excelente conductor de energía, por lo que puede hacer ganar calor o perderlo rápidamente dependiendo de la temperatura de la misma. Así mismo, los peces no cuentan con factores externos de manera directa como por ejemplo la radiación, ya que no pueden tomar los llamados baños de sol como lo hacen los reptiles. De manera general, la temperatura corporal de los peces es regulada o equilibrada por medio de las maneras siguientes:

Cambio de profundidad del agua

En primer lugar y el método más simple y sencillo por medio del cual la temperatura corporal de los peces puede ser moderada, es por el cambio de profundidad en el agua. Al depender de la temperatura del agua para poder regular su temperatura a niveles óptimos, los peces pueden cambiar de profundidad, bien sea en aguas superficiales si necesitan obtener calor o en aguas más profundas para disminuir su temperatura.

El proceso de regulación de la temperatura corporal de los peces por este método se realiza lentamente, de manera que los peces puedan ir adaptando su organismo a las diferentes temperaturas a que son sometidos, al encontrar la temperatura indicada en la masa de agua, se quedan en estas hasta que su cuerpo consigue mantener dicha temperatura para optimizar sus procesos fisiológicos.

Endotermia parcial

Otro mecanismo un poco más complejo para equilibrar la temperatura corporal de los peces y que lo tienen muy pocos ejemplares, es una especie de endotermia parcial, en donde solo algunas partes del cuerpo del pez se mantienen con temperaturas superiores a la del agua, siendo uno de los casos más investigados y por lo tanto más conocido es el proceso que se lleva a cabo en el atún. Estos peces tienen la capacidad de generar calor internamente y lo mantienen constantemente, este método recibe el nombre de intercambio de calor a contracorriente, los fuertes músculos natatorios de estos peces generan altos índices de calor, lo que eleva la temperatura corporal.

Una vez que la sangre recorre el cuerpo pasa a las branquias para el intercambio gaseoso, la sangre que tiene el contacto con el agua se enfría lo que podría provocar que el pez también reduzca su temperatura, pero en el caso de los endotermos parciales, la sangre fría provenientes de las branquias se va calentando al ir pasando de regreso al cuerpo, ya que los vasos y venas están próximas unas a otras formando una compleja red, por lo que a medida que la sangre fría cargada de oxígeno va pasando, absorbe la temperatura de la sangre caliente que viene en dirección contraria.

Autores consultados

  • Arenas, M. (2015).
  • García, R. (2016).
  • Golonavoc, V. (2006).
  • Laverde, A.; López, R. (2012).
  • Mancini, M. (2002).
  • Martínez, M. (2009).