Acondicionamiento del agua del acuario

Foto: Nat Tarbox, Licencia: Creative Commons

La calidad del agua es uno de los factores más importantes en cuanto al mantenimiento del acuario. Conseguir que el agua se encuentre en óptimas condiciones asegura que los peces de acuario puedan tener buenas expectativas de vida, por supuesto vivirán felices y saludables. Si el agua no está lo suficientemente acondicionada, conducirá a una mala salud y muerte prematura de los animales. Desde un punto de vista positivo, cabe destacar que es relativamente fácil llevar un control adecuando, si se tiene en cuenta los numerosos kits avanzados de monitoreo y mantenimiento del agua que existen en el mercado.

Si se hace un esfuerzo para controlar las condiciones en que debe encontrarse el agua semanalmente, seremos capaz de solucionar los problemas que se nos presenten sin demasiada dificultad. Nuestros peces pasan cada minuto de su vida en el agua del acuario, es responsabilidad del cuidador asegurarse de que las condiciones son las que realmente requieren los animales, en consecuencia ha de velar por lograr un buen acondicionamiento del agua.

Filtración para eliminar desechos

Un pez feliz y saludable parecerá grande nadando en la pecera nueva, el agua será clara y limpia, las decoraciones impresionantes; sin embargo, sin la adecuada filtración biológica para la eliminación de desechos y su correspondiente ciclo (conversión de amoniaco a nitritos, luego a nitratos), es obvio que las cosas  no saldrán como el acuarista se esperaba; téngase en cuenta que existirán partículas de alimentos, también deposiciones de los peces, en definitiva, residuos que se acumulan en el acuario, al descomponerse se convierten en amoniaco, si los niveles son muy elevados puede ser letal para los peces. No es menos cierto que muchas bacterias beneficiosas favorecen la eliminación del amoniaco, aunque lleva un determinado tiempo y tal consideración no nos exime de llevar un control en cuanto la calidad del agua del acuario con el fin de asegurar la buena salud del pez o, en su caso, de las plantas acuáticas.

Colonias de bacterias beneficiosas para el acuario

Un acuario maduro puede establecer una colonia de bacterias beneficiosas, las cuales podrán hacer frente al amoniaco que se acumula en la pecera. Aunque esto no se consigue desde un primer momento, ya que para completar el ciclo se requiere un determinado tiempo, generalmente un mes, todo depende la temperatura del agua, el tipo de filtración y el número y variedades de peces introducidos en la pecera. Esto quiere decir que tras la instalación de la pecera y antes de que transcurra un mes, el nivel de bacterias en el acuario no es lo suficientemente alto para poder hacer frente al amoniaco, pues requiere un determinado tiempo de madurez; la labor del acuarista, en aras a controlar que el agua esté perfectamente acondicionada, se hace imprescindible para la supervivencia de los vertebrados acuáticos que pretende albergar; si todo está correcto, transcurrido el mes o un poco más, se podrán introducir los peces en el acuario, aunque el aficionado tendrá que controlar exhaustivamente los niveles que resulten de las correspondientes mediciones para saber a ciencia cierta que el agua se encuentra saludablemente. En tiendas de acuariofilia podemos encontrar tests que facilitan el trabajo, son cómodos y en el caso de que las mediciones no sean las deseadas, podemos recurrir a químicos para solucionar el problema, ya hablaremos de ello más adelante.

Acortación del proceso biológico

Existen personas que para acortar el proceso utilizan peces de arranque, concretamente la variedad pez cebra, al introducirlos recién instalado el acuario, proporcionan amoniaco, favoreciendo la creación de bacterias beneficiosa y sería el comienzo del ciclo biológico, aunque en cierta medida me parece inhumano, pues muchos de esos animales morirán, los que logren vivir seguramente presentarán anomalía y su expectativa de vida no será muy longeva; otras acuaristas introducen gotas de amoniaco, según la dosis y duración que especifique el fabricante del producto, de esa manera cuando el amoniaco y los nitritos se reducen a “0 ppm” se pueden agregar los peces al acuario. Personalmente opto por el método tradicional, es decir, esperar 30 o 45 días, según mediciones, para conseguir un acondicionamiento natural y sin perjudicar a otros peces.

El síndrome del acuario nuevo

El síndrome del acuario nuevo se produce cuando los peces son introducidos en una pecera nueva, sin respetar el tiempo de duración del ciclo biológico, en estos casos el amoniaco y nitritos no se convierten en nitratos correctamente.

Generalmente ocurre sin previo aviso y suele conducir a la muerte de todos los peces. En otros casos los peces presentan síntomas de apatía, poco movimiento, pierden un poco de coloración, se esconden en las esquinas y si no se actúa rápidamente suelen morir. Es necesario testar el agua, hacer cambios parciales e intentar llegar a unos niveles aceptables para los peces.

Acondicionamiento del agua del acuario, el proceso de ciclado
Tu opinión importa: Valora el artículo