Iluminación del acuario de agua dulce. Tipos de lámparas

iluminación del acuario de agua dulce
iluminación del acuario de agua dulce (© Paradais Sphynx)

Para instalar correctamente un acuario, hay que asegurarse de brindar un ambiente óptimo a plantas (Aquí información relacionada con plantas de acuario) y animales acuáticos. En el caso de los acuarios tropicales de agua dulce, la iluminación es un factor imprescindible que debe cuidarse bien. En este post te informamos cómo preparar correctamente la iluminación del acuario de agua dulce.

Tipos de lámparas para acuarios de agua dulce

En las zonas tropicales, los peces reciben una gran cantidad de luz, a la cual están bien adaptados. Sus alimentos habituales, sobre todo las plantas acuáticas, dependen incluso de tal luminosidad para realizar bien la fotosíntesis (proceso fotosintético de las plantas). Por eso, es de suma importancia iluminar bien el acuario.

Así entonces, se recomienda instalar lámparas en las zonas cercanas al acuario. Estas pueden ser de diversos tipos, algunos más útiles que otros en ciertos casos. También, resultará necesario, en ocasiones, realizar una combinación de varios tipos de luminarias. Todo depende de la profundidad del acuario y los tipos de peces y plantas que en él se encuentren.

Fluorescentes

Los tubos fluorescentes son las lámparas para acuario más utilizadas a nivel mundial. Además de generar un bajo consumo eléctrico en comparación a otras bombillas, generan muy poco calor. Por otro lado, pueden distribuir con eficiencia la luminosidad que producen y encontrarse en diversos colores.

La iluminación del acuario de agua dulce con tubos fluorescentes tiene también una larga duración. Cada uno de estos tubos puede durar hasta 7000 horas, por lo que pueden durar un año entero. Sin embargo, se recomienda que se cambien a los 6 meses debido a la reducción de su intensidad a medida que se acerca el fin de su vida útil.

Reflectores

El uso de reflectores puede complementar la luminosidad de un gran acuario, se usan con tubos fluorescentes. Estos determinan por mucho la durabilidad de la lámpara, además pueden causar efectos visuales impresionantes. Permiten optimizar la duración de la iluminación del acuario de agua dulce.

Cabe decir que los fluorescentes pueden usarse sin reflectores. Si cuenta con una caja oscura, puede forrarla con papel aluminio y mejorar la luminosidad del acuario. También, puede usar una caja que tenga blanco en el fondo o que sea enteramente blanca.

Bombillas de tungsteno o incandescentes

Esta alternativa a los fluorescentes es más económica. Puede resultar más útil en pequeños acuarios que en los de gran tamaño. Se ha citado que su uso retrasa el desarrollo de las plantas acuáticas.

En ocasiones, se emplean como complemento para una mayor iluminación del acuario de agua dulce de gran dimensión. En estos casos se utilizan junto a fluorescentes para aumentar la intensidad de luz en ciertas áreas del acuario. En la actualidad están en desuso.

Lámparas de vapor de mercurio

Existen dos tipos de lámparas de mercurio para acuarios de agua dulce. La primera, con fluorescencia, se utiliza como lámpara individual para acuarios “regulares”. No se recomienda su uso prolongado por la presencia de un espectro lumínico que inhibe el crecimiento de las plantas acuáticas.

La segunda lámpara de mercurio, con halógeno, es perfecta para acuarios de gran dimensión. No se recomienda en acuarios pequeños, ya que amerita una instalación eléctrica separada y reflectores especiales. Tiene diversidad de presentaciones con menor o mayor potencia. Al encenderse, empieza a adquirir potencia lumínica gradualmente.

Tecnología LED

Actualmente predomina en el mercado de acuariofilia la iluminación LED, como ventajas destacan: mayor duración, menos contaminante y un considerable incremento de la iluminación. Favorece la recreación del fotoperiodo (dia/noche).

Colores apropiados para la iluminación del acuario de agua dulce

Para que la vida en el acuario se desarrolle bien, es necesario que la luz del mismo se adapte a los organismos existentes. La clásica luz violeta de los acuarios favorece la reproducción y crecimiento de los peces rojos. Sin embargo, es poco recomendable para el crecimiento de los organismos vegetales acuáticos, excepto las algas azules.

Hace falta, entonces, combinar reflectores y lámparas de diversos colores para aprovechar bien sus propiedades. Los diversos espectros de luz permitirán que los organismos existentes se desarrollen adecuadamente.

Para equilibrar los componentes lumínicos se pueden combinar tubos fluorescentes de diversos números. Esos números determinan el espectro de color que se reflejará en el acuario. Aunque actualmente, dado los avances en el mercado, existen lámparas muy equilibradas que facilitan la tarea relacionada con los componentes lumínicos.

Períodos e intensidad de iluminación del acuario de agua dulce

La iluminación del acuario de agua dulce favorecerá el crecimiento de las plantas acuáticas. Esto es importante debido a que estas llegarán a ser, en muchas ocasiones, el alimento principal de los animales que vivan allí. Los peces también necesitan cierta cantidad de horas de luz para desarrollarse de manera óptima. Por lo general, de 8 a 10 horas como máximo es suficiente para ellos.

En el caso de las algas y otras plantas de aguas tropicales, necesitan de 12 a 14 horas de luz. Algunos expertos recomiendan incluso 16 horas, de las cuales 12 deben ser de luz intensa. No obstante, hay que tener en cuenta que el exceso en la intensidad de la luz permitirá que crezcan algas verdes, que podrán realizar su proceso fotosintético.

Lo ideal es que el acuario no reciba luz solar de forma directa, para no excederse con la iluminación artificial. Un horario ideal para la iluminación del acuario de agua dulce es:

– Iniciar la iluminación del acuario de agua dulce a las 6 am

– Realizar una pausa de 1 a 2 horas a las 12 pm

– Retomar la iluminación hasta las 10 pm

Con este programa de iluminación artificial se minimiza la posibilidad de crecimiento de algas verdes. La interrupción momentánea de la luz no afecta la interacción habitual de los peces ni de las plantas acuáticas.

Calculo de la intensidad lumínica

Dependiendo de las especies de plantas y peces a colocar en el acuario, la intensidad lumínica necesaria puede ser mayor o menor. El tamaño del acuario define el tipo de lámpara a comprar, su tamaño y la cantidad apropiada en cada caso.

La fórmula básica indica que se necesita 1 W por cada dos litros del volumen total del acuario. De la misma manera, hay que tomar en cuenta que esta fórmula es aplicable en una pecera de máximo 50 cm de alto.

La longitud del acuario determina el tamaño de la lámpara. Esta debe ser un poco más pequeña que el mismo, en unos 6 a 10 cm aproximadamente. La medida de intensidad lumínica es lux (1 W a 1 metro de distancia sobre una superficie de 1 metro cuadrado). En el trópico, durante un día soleado se pueden recibir unos 100.000 lux. Los árboles, la nubosidad y otros elementos reducen la intensidad a 10.000 lux en la superficie.

En la profundidad de los cuerpos de agua, los valores se reducen de 5.000 hasta 50 lux. Todos estos datos hacen posible calcular la flexibilidad de los requerimientos de los organismos acuáticos tropicales. Resisten bien una gran cantidad de iluminación, así que es más probable quedarse cortos al respecto que pasarse.

Iluminación del acuario de agua dulce en verano

El calor que generan las lámparas eléctricas se suma al calor habitual presente durante el verano. El exceso de temperatura sí resulta perjudicial para los animales y plantas en el acuario. Puede eliminar parte del oxígeno del agua impidiendo la correcta respiración de los organismos acuáticos.

En algunos días, será inevitable apagar las lámparas para disminuir el calor producido por las mismas. Una alternativa es la reubicación de estas, aunque no siempre resulta posible hacerlo. Mantener el agua libre de contaminación es un factor importante para disminuir el requerimiento lumínico del acuario.