Barbo gitano (andaluz), Luciobarbus sclateri, ciprínido de la península ibérica

Barbo gitano (andaluz), Luciobarbus sclateri
Barbo gitano (o andaluz), Luciobarbus sclateri
Javier Vázquez Rodríguez/CC BY-SA 4.0

El barbo gitano (andaluz) es un pez de la familia taxonómica Cyprinidae (carpas), a su vez integrada en el  orden Cypriniformes, es endémico del sur de la península ibérica. Su nombre científico es Luciobarbus sclateri.

Su estado de conservación se ve amenazado por la pérdida de su territorio, producto de la actividad antrópica asociada a la creación de nuevas áreas de cultivos, así como por el uso de pesticidas y demás agroquímicos en las cuencas donde está presente el barbo gitano.

También ha perjudicado al barbo gitano el levantamiento de infraestructuras hidráulicas y la introducción de especies no nativas de la península ibérica y que compiten por territorio y alimento con estos ejemplares.

Identificación del barbo gitano

El barbo andaluz es uno de los géneros más grandes del grupo de los ciprínidos, con una talla promedio de 43 cm de largo total, aunque se ha reportado la observación de algunos individuos de casi el doble de ese tamaño.

Su cuerpo alargado y robusto presenta una doble tonalidad, con un dorso generalmente de color oscuro, verde oliva, y su zona ventral de un color amarillo verdoso, en ocasiones, según la época del año, ese tono amarillento puede ser más de tonalidad naranja.

Mayormente presenta escamas grandes, a excepción de la cabeza que es totalmente lisa (te aconsejo una lectura relacionada con las escamas de peces aquí). Tienen una boca protráctil, relativamente grande, con dos pares de barbillones, un par a cada lado de la boca. Aleta anal bastante retrasada y de un color amarillo intenso. La aleta caudal con una coloración similar a la del dorso.

Distribución geográfica del barbo andaluz

Distribución del barbo gitano (o andaluz)
Distribución del barbo gitano (o andaluz)

El barbo andaluz es endémico de la península ibérica, ubicado hacia las cuencas más al sur del territorio español en los ríos Guadiaro, Guadalhorce, Guadalete y Guadalquivir, entre otros afluentes. También está presente en las cuencas hidrográficas al sur del territorio portugués.

Hábitat y costumbres

Luciobarbus sclateri es limnófilo, habitando la región bentónica del cauce hidrológico, con amplia preferencia por sustratos rocosos, heterogéneos, en aguas muy claras y corrientes moderadas.

Aunque las poblaciones de estos ejemplares normalmente habitan desde la cuenca media y aguas abajo, también se les puede hallar en ecosistemas lóticos más apartados aguas arriba, pero en menor densidad poblacional. Es habitual observar a los barbos gitanos en ambientes de curso lento, con sustrato variable: arenoso, fangoso o pedregoso, con poblaciones estables.

Alimentación del barbo gitano

Luciobarbus sclateri al ser de hábitos bentónicos y limnófilo, tiene preferencia por alimentarse exclusivamente en el sustrato del cuerpo de agua o cauce hidrológico donde habite.

Es de hábitos alimenticios omnívoros y detritívoros, con una amplia dieta rica en invertebrados bentónicos, pequeños crustáceos, detritos, especies vegetales incrustadas en el sustrato rocoso, alevines de otros peces, moluscos dulceacuícolas, entre otros. Puede variar su dieta y condicionarla según los recursos disponibles en el hábitat al que esté sujeto.

Cómo se reproduce Luciobarbus sclateri

Su periodo reproductivo está enmarcado entre los meses de febrero y julio, cuando las hembras adultas alcanzan las condiciones biológicas para su reproducción. Estas comienzan su desarrollo gonadal a mediados del mes de septiembre, pero es en de febrero cuando verdaderamente se torna intenso este proceso, alcanzando la plenitud en abril, momento en el que alcanzan su valor máximo.

Para mediados de mayo, las hembras comienzan a desovar en un proceso continuo en varios lotes, proceso que se extiende un mes más, hasta de junio. En los sistemas lacustres el proceso se retrasa un poco, extendiéndose las fechas de las puestas hasta finales de agosto.

En total, las hembras de las especie pueden poner, según reportes, aproximadamente 15,000 huevos por temporada. A estos individuos se les considera sexualmente maduros a partir de los 2 a 4 años de edad en los machos, con una talla superior a los 8 cm, mientras que en las hembras la madurez se considera con una edad de 6 años en adelante, y una talla mayor a los 16 cm.