Loina, Parachondrostoma arrigonis, un pez comprometido

Distribución del pez loina, Parachondrostoma arrigonis
Distribución del pez loina, Parachondrostoma arrigonis

Loina es un pez de la familia Cyprinidae y orden de los Cypriniformes que habita en pequeñas regiones de España, de donde es originario, y cuyas poblaciones se ven en las últimas décadas mermadas por la pérdida del hábitat.

Esto ha ocurrido como consecuencia del crecimiento demográfico, que a su vez trae consigo la construcción de obras hidráulicas en las aguas donde habita este pez, así como la introducción de especies exóticas, entre otras causas.

Cómo es el pez loina

Los individuos de esta especie son alargados, comprimidos lateralmente, y presentan un pedúnculo caudal un poco más extendido y estrecho. Tiene una cabeza pequeña, con ojos grandes y una boca moderadamente amplia, tipo ventral y sin barbillas, como es la mayoría de los grupos pertenecientes a esta familia taxonómica. El labio superior en este taxón es algo prominente, grueso y de consistencia ligeramente blanda.

La coloración de Parachondrostoma arrigonis es una tonalidad generalmente plateada a los laterales, mientras que su dorso presenta de un color entre pardo y grisáceo. Lateralmente y de forma difusa, se marca una línea negra que se acentúa un poco más mientras se aproxima al pedúnculo caudal. La zona ventral es muy clara, entre blanco y plateado. El comienzo de la base de la aleta dorsal está alineado verticalmente con el comienzo de la base de las aletas pélvicas.

Tienen un largo estándar de 25 a 30 centímetros, y una de las claves de campo más fiables para identificarlos entre otros individuos del mismo género taxonómico es que los ejemplares de esta especie presentan un total de entre 44 y 53 escamas entre su línea lateral o sensorial. La aleta anal tiene sus primeros 8 radios ramificados y el contorno de dicha aleta, así como de la aleta dorsal, son cóncavos.

No se reconoce dimorfismo sexual para Parachondrostoma arrigonis.

Distribución de Parachondrostoma arrigonis

Su área de distribución geográfica está muy restringida a un pequeño sector dentro de España, justo en un tramo de la cuenca del río Júcar, donde se ha diezmado en número vertiginosamente. En el alto y bajo Cabriel es donde se concentran, según ciertos muestreos, las poblaciones más numerosas.

Su abundancia ha disminuido dramáticamente debido a la construcción de obras hidráulicas dentro de los cauces hidrológicos, así como el incremento de vertidos industriales y urbanos.

Hábitat ideal del loina

El hábitat ideal del loina se caracteriza por preferencia de aguas con corrientes moderadas, de poca profundidad, con un sustrato preferiblemente compuesto por guijarros o canto rodado y no muy anchos. En época reproductiva, los individuos de Parachondrostoma arrigonis migran río arriba buscando las cabeceras, por lo que las corrientes de flujo rápido son también su hábitat de elección.

Puede compartir el hábitat sin mayores inconvenientes con góbidos y otras especies de su género, pero la boga de río, Pseudochondrostoma polylepis, es su enemigo declarado.

Alimentación

Existen pocos datos sobre los hábitos de alimentación de estos peces, sin embargo según las observaciones realizadas por algunos investigadores, esta especie solo se alimenta de perifitón que crece sobre el lecho del río.

Al ser de hábitos gregarios, estos se agrupan en grandes cardúmenes para alimentarse desplazándose a lo largo y ancho de su hábitat.

Reproducción

Sobre la ecología reproductiva del loina, se desconocen mayores detalles sobre sus hábitos en época de celo, solo concordando algunos investigadores que su época de apareamiento se encuentra enmarcada entre los meses de marzo y mayo, cuando grupos de individuos de esta especie migran río arriba, en aguas poco profunda y sustratos de pequeños guijarros para llevar a buen fin su reproducción.

Las hembras colocan sus puestas y los machos están atentos de fertilizar los huevos.