Esqueleto de los peces, sistema óseo

Esqueleto de los peces
Biodiversity Heritage Library/ CC BY 3.0

Los peces son clasificados como animales vertebrados. El esqueleto de los peces interactúa con un complejo sistema muscular que resulta en un cuerpo segmentado que es capaz de realizar movimientos precisos de nado y que se encuentra altamente adaptado para la vida acuática. Este sistema se encuentra formado por huesos y/o cartílagos que trabajan junto con los músculos por medio de tendones y ligamentos.

El esqueleto de los peces mantiene la forma del cuerpo y cuenta con secciones que actúan como palancas que son movidas por los músculos a los que se encuentran conectados. También provee protección a ciertos órganos y sistemas y actúa como reservorio de calcio. Este sistema puede ser clasificado en axial y apendicular.

Esqueleto axial de los peces

El esqueleto axial de los peces comprende el cráneo, la columna vertebral y las costillas. El cráneo consiste en una parte rígida a la que elementos independientes le son añadidos como la mandíbula, los arcos branquiales, los opérculos, muchos de los cuales están involucrados en procesos de respiración y alimentación.

El cráneo está en contacto con la columna vertebral, la cual está compuesta de vertebras. El número total de vértebras varía entre especies e incluso entre individuos de la misma especie, dependiendo de las condiciones ambientales en las cuales la larva se haya desarrollado. Las vértebras se articulan por medio de apófisis y son sujetadas por medio de ligamentos. Cada vértebra consiste en un cuerpo y uno o dos arcos. Cada arco se extiende en una espina y estas son las que soportan los radios de las aletas. Las costillas están localizadas en el tronco y siempre están relacionadas con las vértebras. Existen costillas de tipo dorsal y ventral.

Esqueleto apendicular de los peces

El esqueleto apendicular de los peces comprende los huesos de los apéndices pareados y de los no pareados. El esqueleto apendicular pareado consiste de huesos de las aletas pectorales y pélvicas y sus correspondientes cinturas. La cintura escapular es un arco conformado por muchos huesos que toman parte en la articulación de las aletas pectorales y entra en contacto con el cráneo. Por su parte la cintura pélvica provee articulación para las aletas pélvicas correspondientemente.

En algunos grupos de teleósteos, las aletas pélvicas se encuentran en una posición un poco más anterior entrando en contacto con la cintura escapular. Las aletas pareadas varían mucho en posición y tamaño a lo largo de todos los grupos de peces llegando a estar bastante reducidas o modificadas. Las aletas no pareadas no se encuentran soportadas por ninguna cintura y su función principal es ayudar a la estabilización del animal. La aleta caudal está soportada por la última vértebra, la cual se encuentra fusionada para dar lugar al urostilo que permanece curvado hacia arriba.

En el esqueleto de los peces, los radios óseos son el principal soporte para las aletas. Algunos grupos de peces primitivos cuentan con radios suaves que son flexibles, segmentados y ramificados. Grupos más avanzados tienen radios espinosos que son rígidos y no están segmentados o ramificados. Estos radios soportan la primera aleta dorsal y la aleta anal. Los ligamentos están constituidos de tejido conectivo y sostiene a los huesos juntos en los ligamentos. El cartílago es el principal constituyente del tejido conectivo en juveniles y no desaparece completamente en individuos adultos.

En el esqueleto de los peces teleósteos existen huesos de tipo celular y acelular. El hueso celular se encuentra en peces más primitivos y está compuesto de una matriz de fibras y sustancia intercelular que contiene células llamadas osteocitos. Los huesos acelulares se caracterizan por la ausencia de células y aparecen únicamente en peces más evolucionados. Los huesos se encuentran cubiertos por una fina capa de tejido conectivo conocida como periosteo. Sólo los huesos celulares son capaces de regenerarse de daños y lo hacen a través del uso de los osteocitos.

Esqueleto de los peces elasmobranquios

El esqueleto de los peces elasmobranquios es un poco más simple comparado con el esqueleto de los peces teleósteos. Éste consiste en un endoesqueleto de la cabeza, cuerpo, cola y aletas, y un exoesqueleto que incluye las escamas placoides o dentículos dermales y sus derivados.

El endoesqueleto está formado por un esqueleto axial (cráneo y columna vertebral) y uno apendicular que soporta a las aletas. Esta estructura esta constituida principalmente de hialina y cartílago calcificado. Algunas vertebras pueden llegar a tener una calcificación un poco más compacta y densa. Del mismo modo, varias estructuras en tiburones pelágicos pueden llegar a estar hipercalcificadas y modificadas en su forma. Este fenómeno puede llegar a ocurrir en partes del cráneo, el arco hioideo, los cartílagos extrabranquiales, las cinturas escapulares y pélvicas, los radios de las aletas dorsales y anales y ciertas secciones de las vértebras.

El cráneo es conocido como condrocráneo y rodea al cerebro y a los órganos sensoriales. Unido al cráneo están los cartílagos de la mandíbula llamados cartílago palatocuadrado (superior) y cartílago de Meckel (inferior). También hay presencia de cartílagos branquiales cuya función es proveer soporte a las branquias.