Sistema excretor de los peces, agua dulce y salada

Sistema excretor de los peces

El sistema excretor de los peces está compuesto por el riñón y una colección de ductos que juegan un papel importante en la osmorregulación y la excreción, complementando así a las branquias en lo que refiere a estas funciones. Algunos catabolitos como amonio, urea, creatina y creatinina son excretados a través de la orina, aunque grandes cantidades de éstos se eliminan a través de las branquias. Los riñones en los peces también cuentan con una función hematopoyética.

Aunque durante el desarrollo, los riñones surgen como órganos pareados, en los peces adultos hay una gran variedad en lo que refiere al nivel de fusión entre las dos partes. Este órgano se ubica en la cavidad abdominal y se encuentra cubierto por una cápsula de tejido conectivo. Cuenta con ductos urinarios que se unen en uno sólo.

Funcionamiento de los riñones en los peces

El riñón se encuentra dividido en una región posterior y una anterior. La parte anterior está compuesta de tejido hematopoyético y cuenta con ciertas funciones endocrinas. La región posterior está conformada por nefronas y algo de tejido hematopoyético también. La unidad funcional de excreción se conoce como nefrona. Cada estructura de éstas consiste en un corpúsculo y un túbulo renal que se extiende hasta el conducto urinario.

Los peces de agua dulce cuentan con corpúsculos renales más grandes y numerosos, en consecuencia un riñón más grande. Los peces de agua salada tienen menos corpúsculos, son más pequeños, aunque los túbulos son más largos.

En el sistema excretor de los peces cada corpúsculo renal está compuesto por una cápsula de Bowman y un glomérulo. El riñón recibe sangre de dos fuentes distintas: sangre arterial a través de la arteria renal y sangre venosa del sistema porta renal. El glomérulo es una aglomeración de vasos sanguíneos como arteriolas glomerulares aferentes y eferentes y capilares intermedios que vienen de las arterias renales. La alta presión con la que viene la sangre es la que permite al glomérulo actuar como estructura de filtro. El agua, sal y otros desechos provenientes del flujo sanguíneo entran a la cápsula de Bowman y luego fluyen a través del túbulo renal para colectarse en el ducto urinario en donde son expelidas. El líquido atraviesa por muchos cambios a medida que atraviesa el ducto. Este es el lugar donde la glucosa, algunos minerales y en algunos casos el agua, son reabsorbidos. Los procesos de filtrado y reabsorción son controlados por la acción de las hormonas.

En el sistema excretor de los peces, los riñones mayoritariamente están clasificados como mesofrenos. Estas estructuras son usualmente más grandes en machos que en hembras. Los elasmobranquios (tiburones y rayas) cuentan con mesofrenos más largos y estrechos. Por su parte los teleósteos tienen órganos nefríticos más cortos y abultados. Algunos de los túbulos renales se adhieren a los testículos de los machos para formar los tubos eferentes. En muchos peces dichos túbulos junto con los tubos eferentes se abren en los conductos mesonefríticos, los cuales poseen una doble función de conductos excretores y sexuales.

Sistema excretor de los peces y osmorregulación

A través de todos los organismos, la función de los riñones es de asegurar que la osmorregulación permanezca constante. Esto quiere decir que se requiere que los balances de sal y agua dentro de los organismos estén a los niveles que el individuo necesita para sobrevivir. En los peces los riñones están diseñados para participar en la interacción que tienen los fluidos internos con los externos. Es por esto que la manera en que funcionan estos órganos para los peces de agua salada no es la misma en la que funcionan los de agua dulce.

Sistema excretor de los peces de agua dulce

En peces de agua dulce, los riñones son los responsables de prevenir el exceso de la pérdida de solutos dado que éstos contienen más sales dentro de su cuerpo que en el agua que los rodea. Debido a este gradiente de concentraciones, el agua se difunde hacia el pez a través de osmosis causando que grandes cantidades de agua se acumulen adentro. Por tanto, los riñones incrementan el flujo de agua que sale del sistema y a la vez reabsorben las sales que pasan, manteniendo así un balance. Esto resulta en la producción de una orina tan diluida que se compone casi en su totalidad de agua.

Sistema excretor de los peces de agua salada

Los peces de agua salada se encuentran en una situación tal que el agua que los rodea se encuentra más cargada de sales y otros solutos que su propio sistema. Esto implica que el agua dentro del pez se difunde hacia los alrededores mediante osmosis. Los individuos deben contrarrestar este efecto a través de la ingesta de agua y de la función de sus riñones.

La toma de agua trae como beneficios el reemplazo del agua perdida, pero puede llevar a una acumulación nociva de sales. Estas sales son removidas por los riñones los cuales previenen la pérdida de agua excretando una orina muy concentrada.