Sistema reproductivo de los peces

© Paradais Sphynx

En este artículo hablamos del sistema reproductivo de los peces, sus características y órganos.

La reproducción es el proceso por el cual nuevos individuos son producidos en cada especie. La reproducción es una característica fundamental puesto que cada individuo es el resultado de un proceso reproductivo. Los métodos de reproducción en peces son variados pero la mayoría de estos ponen huevos que son fertilizados y diseminados por fuera del cuerpo. Los huevos de peces pelágicos permanecen suspendidos en aguas abiertas. Los peces de orillas y de aguas dulces ponen huevos en el fondo o entre plantas. La mortalidad de juveniles es bastante alta y sólo algunos individuos sobreviven de miles o en algunos casos de millones de huevos fertilizados.

El sistema reproductivo de los peces cobra especial importancia ya que la mayoría de peces se reproduce en más de una ocasión durante su vida. El ciclo reproductivo de estos organismos incluye la formación de gametos, maduración, liberación y fertilización. Los órganos reproductivos tienen un desarrollo ontogenético tardío puesto que no son esenciales para la supervivencia al nacer. Los peces cuentan con una reproducción sexual y son organismos dioicos, es decir, que los sexos están separados. No obstante, se presentan casos de hermafroditismo, partenogénesis, inversión sexual, entre otros. El sistema reproductivo de los peces es anatómicamente distinto en cada sexo. Éste consiste de los órganos reproductivos, las gónadas y los ductos que conducen a los gametos. Las gónadas se ubican lateralmente en la cavidad abdominal y son usualmente alongadas y pareadas.

Sistema reproductivo de los peces machos

En las gónadas masculinas o testículos, los espermatozoides son conducidos a través de los tubos deferentes que pueden terminar en la vejiga urinaria, el ducto urinario o al exterior a través de un poro genital. Cada testículo se encuentra suspendido de la cavidad abdominal por el mesorquio, el cual es una continuación del peritoneo. Estas estructuras se encuentran rodeadas por una gruesa capa de tejido conectivo. Desde el punto de vista del sistema reproductivo de los peces machos es de destacar que existen dos tipos de testículos: lobulares y tubulares. En los testículos lobulares, típicos de teleósteos, el tejido conectivo de la cápsula testicular se extiende internamente y divide a la estructura en lóbulos.

Las células germinales masculinas (espermatogonios) y otras células que toman parte en el soporte y nutrición se ubican al interior del testículo. A través de la espermatogénesis, en un proceso de divisiones sucesivas y maduración, los espermatogonios generan espermatozoides. Estos finalmente pasan a través del lumen y posteriormente a través de los vasos deferentes. Estos ductos secretan sustancias que junto con los espermatozoides forman el esperma de los peces. Si bien la fertilización es usualmente externa, algunos machos cuentan con órganos copuladores como aletas anales modificadas, con los cuales realizan una fertilización interna.

Sistema reproductivo de los peces hembras

La disposición del sistema reproductivo de los peces hembras es bastante variable reflejando la gran variedad de modos reproductivos presentes en los peces. Las gónadas femeninas u ovarios tienen forma de sacos y pueden estar presentes en pares o fusionados. Éstas se encuentran suspendidas de la pared dorsal de la cavidad abdominal por el mesovario, el cual es una continuación del peritoneo.

La mayoría de peces son considerados como ovulíparos, aunque también se encuentran otras estrategias como aquellos ovíparos, ovovivíparos y vivíparos. Los productos sexuales u oocitos son conducidos a través de oviductos. En la mayoría de peces, los oviductos dan lugar a la cavidad ovárica y se fusionan para conformar el ducto genital que se abre al exterior a través del poro genital. Los ovarios están cubiertos por una capa fina y transparente de tejido conectivo e internamente contienen a las células germinales conocidas como oogonios. Luego de sucesivas divisiones y un proceso de maduración los oogonios dan lugar a oocitos. Estos gametos están rodeados de células foliculares que les proveen de grasas y proteínas en un proceso conocido como vitelogénesis.

En el sistema reproductivo de los peces el desarrollo de los oocitos no se encuentra sincronizado, por lo que gametos en distintas etapas de vitelogénesis coexisten dentro de la estructura. Cuando los oocitos maduran, los folículos de la superficie interna se abren y se liberan hacia el lumen para luego entrar en los oviductos. Algunos oocitos permanecen en el ovario y son reabsorbidos. Dado que la fertilización es usualmente externa, los huevos son depositados en el sustrato, en nidos, o simplemente en aguas abiertas.

El sistema reproductivo de los peces ovovivíparos cobra cierta especialidad, ya que uno de los parentales (generalmente la hembra), retiene a los huevos fertilizados en su cuerpo. El embrión en desarrollo es alimentado por el saco vitelino que ha sido formado antes de la fertilización. No hay una conexión de nutrientes entre el parental y el embrión. Ejemplos de esta conducta son los caballitos de mar (Familia: Syngnathidae), en donde el macho es el que incuba los huevos fertilizados. La hembra es la que deposita los huevos dentro de la cavidad masculina y luego que se desarrollan, el macho da a luz a los juveniles. En peces vivíparos, como el pez cola de espada, la hembra retiene a los huevos fertilizados en su ovario o útero y el embrión es alimentado por conexión directa con la madre.