Parásitos unicelulares en peces de agua dulce

Parásitos unicelulares en peces de agua dulce
Picturepest/CC BY 2.0

Los parásitos en peces de agua dulce pueden ser de tipo unicelular (protozoos) o multicelular (metazoos), los primeros solo pueden observarse a través del microscopio, aunque los síntomas, en muchas ocasiones, se manifiestan a simple vista. En establecimientos especializados en acuariofilia se pueden adquirir productos que sirven para tratar determinadas enfermedades relacionadas con parásitos unicelulares en peces de agua dulce.

Es preciso destacar que describir la especie en cuestión que infesta al pez se hace una tarea bastante ardua, ya que a nivel taxonómico suele cambiar bastante, por esa razón también se referencia su designación común, es decir, la enfermedad del pez conocida popularmente.

Estos parásitos protozoarios tradicionalmente se los ha clasificado según su medio de locomoción (flagelos, cilios, etc.). En muchas ocasiones los peces se muestran asintomáticos, sin presencia de síntomas, el problema es cuando por causa de estrés, mala calidad del agua del acuario, hacinamiento u otros factores, hacen que se deprima el sistema inmunitario y se manifieste la enfermedad, en casos graves puede suponer pérdidas de ejemplares en el acuario de agua dulce.

En acuariofilia, a nivel biológico, suelen realizarse determinadas técnicas de estudio para el diagnóstico de enfermedades relacionadas con parásitos unicelulares en peces de agua dulce, aunque más enfocado a industrias relacionadas con la piscicultura o afines.

En clínica de pequeños animales no suele especializarse en este sector y son los establecimientos especializados en acuariofilia los que venden ciertos productos orientados a erradicar, en la medida de lo posible, patologías como las del tema que nos ocupa: parásitos unicelulares en peces de agua dulce.

Las técnicas de estudios son variadas: frotis, corte de material vivo infectado, observación a través de microscopio, etc.

Enfermedades más frecuentes por parásitos unicelulares en peces de agua dulce

Las enfermedades que más comúnmente se encuentran en acuarios relacionadas con parásitos unicelulares en peces de agua dulce son las siguientes:

Oodiniasis (enfermedad de terciopelo)

Agente causante: Oodinium pillularis (dinoflagelado)

Se aprecia en el pez una capa que simula terciopelo de coloración azulada o grisácea, por esa razón también es denominada a la infección con el término “enfermedad de terciopelo”. En casos graves puede deteriorarse la piel, incluso atacar a las agallas, causando hemorragias e imposibilitando una buena respiración del pez, que hace que se ubique en la superficie. Suelen frotarse con objetos y también supone que los peces afectados adelgacen considerablemente.

El parásito unicelular atraviesa tres etapas, adhiriéndose en la piel o agallas del pez infectado, en estado de quiste no está presente en el cuerpo del animal, el tránsito se produce cuando se encuentra en estado de dinoespora gracias a la presencia de flagelos y un surco de tipo anular. El contagio puede ser directo o mediante el propio agua del acuario contaminada. Las esporas flageladas precisan de un plazo máximo para adherirse a su huésped, de lo contrario mueren (12 a 24 horas).

Afortunadamente en el mercado existen productos específicos en el que se recomiendan baños de acriflavina y elevar la temperatura a 30 ºC. Soluciones a 3% de sal parecen también como efectivas. El pez enfermo se trata en una urna independiente del acuario.

Costiasis (enfermedad de Costia)

Agente causante: Costia necatrix (flagelado)

También denominada enfermedad de Costia, al igual que en el caso anterior, el pez infectado puede presentar un recubrimiento de velo color grisáceo, con o sin pequeñas hemorragias en piel y agallas. Los peces presentan dificultad respiratoria, se raspan con objetos, anorexia, encogimiento de sus aletas, letargo, etc.

Se desconoce si hay un previo estado de quiste, aunque se sospecha que la infección se produce en aglomeraciones de peces cercanos unos de otros. El periodo de vida del protozoo o parásito unicelular es corto: entre media a una hora; no obstante, se reproduce con suma facilidad.

Igual que en el caso anterior, parece ser que la acriflavina es efectiva para tratar la enfermedad, al igual que baños con solución de sal o formol. El parásito muere a 30 ºC. Los baños con el fármaco se realizan en una urna aparte.

Ictioftiriasis (punto blanco)

Agente causante: Ichthyophthirius multifiliis (ciliado)

Es la infección conocida como punto blanco, de la que ya hemos hablado en otro artículo. Por lo que nos remitimos al artículo que se puede leer haciendo clic en el siguiente enlace: Punto blanco.

Chilodonelliasis

Agente causante: Chilodonella cyprini (ciliado)

Es característico que el pez manifieste coloración azulada o grisácea en la zona dorsal, la piel afectada puede tornarse quebradiza. El color igualmente es visible en las agallas ya que también son afectadas. El animal se encuentra con nado lento y suele frotarse con objetos.

Según fuentes consultadas, el verde de malaquita o los baños con acriflavina son efectivas para luchar frente a la enfermedad, con aumento de temperatura en urna separada, también soluciones salinas sirven para paliar la infección.

Trichodiniasis

Agente causante: ciliados del género Trichodina y otros.

Es parecida a la anterior enfermedad por parásitos unicelulares. Cuando es grave el pez muestra una coloración grisácea en su piel, también en agallas, que igualmente pueden ser afectadas.

La infección parece desaparecer con verde de malaquita o acriflavina.

Enfermedad del sueño (criptobiasis)

Agente causante: flagelados del género Cryptobia

La enfermedad se denomina así por el hecho de que el pez presenta poco actividad, sufre anorexia, parece adormecido, los ojos se presentan hundidos y las agallas se tornan muy pálidas. Hay una disminución considerable de glóbulos rojos en el pez.

Se han encontrado hallazgos en carpas doradas y cíclidos africanos, concretamente del lago Malawi.

Por el momento no hay cura para esta infección por parásitos unicelulares en peces de agua dulce.

Enfermedad de neón (esporozoasis miolítica)

Agente causante: especies de esporozoos del género Plistophora.

Los peces aquejados por esta enfermedad presentan un aspecto en la piel pálida, se observa letargo, anorexia, falta de equilibrio y nadan panza arriba. Es bastante habitual en carácidos, pero también en cíclidos y ciprínidos. La designación común se debe a que el primer hallazgo se encontró en un pez neón.

Afecta sobre todo al aparato muscular y desafortunadamente es una enfermedad que no tiene cura.

Hexamita (hexamitasis, enfermedad de agujeros en la cabeza)

Agente causante: flagelados del género Hexamita

Los peces presentan delgadez e inflamación de intestinos. Su coloración se oscurece considerablemente. En la cabeza, parte superior de ojos, se producen pequeños agujeros apreciables a simple vista. Especies afectadas son los clíclidos y ciertas especies integradas en la subfamilia Serrasalminae.

Aún se estudia una medicación concreta para hacer frente a la enfermedad, concretamente mediante fármacos de suministro oral entremezclados con el alimentos.

Enteritiscoccidosis

Agente causante: Eimeria cyprini (esporozoo)

Afecta esencialmente a ciprínidos, presentan ojos hundidos, enflaquecen, intestinos inflamados, letargo. Es una infección contagiosa, el parásito se transmite por ingesta del mismo a través del sustrato o heces de otros peces infectados.

No existe cura, aunque medidas de prevención orientadas a una buena higiene del acuario y evitar alimentación viva recolectada del medio natural, parecen ser efectivas.

Bibliografía parásitos unicelulares en peces de agua dulce

(Hans A. Baensch, Rüdiger Riehl, 2006), (Aberiak, 2006), (Petracini, 2006), (fernández, 2006), (Martínez, 2001).

Parásitos unicelulares en peces de agua dulce (protozoos)
Tu opinión importa: Valora el artículo