Cabracho (gallineta), Scorpaena scrofa, un escopérnido comestible

Cabracho, gallineta, Scorpaena scrofa
Cabracho, gallineta, Scorpaena scrofa
Arnaud Abadie/CC BY 2.0

Abordamos datos interesantes sobre el cabracho, un pez muy peculiar y colorido, conocido también por el nombre gallineta, aunque su nombre científico es Scorpaena scrofa. En inglés lo llaman Red scorpionfish. Los radios espinosos de este pez presentan glándulas venenosas, pero curiosamente es empleado en la cocina y el sabor de su carne para muchos es delicioso.

Se trata de un pez óseo clasificado en el orden de los Scorpaeniformes y familia Scorpaenidae.

Descripción física del cabracho

Alcanza los 50 cm de longitud, aunque la mayoría tiene un promedio de 20 a 30 cm. El peso general del cabracho es de 3 kg. La piel abarca una gama entre naranja, rosa fuerte y rojo brillante, la tonalidad puede variar en función del entorno que lo rodea (coloración críptica). El color es más tenue en la parte inferior.

El tamaño de la cabeza es considerablemente grande, los ojos son ovalados y de gran tamaño. La boca también es grande, con varios dientes pequeños de forma cónica distribuidos en ambas mandíbulas. El cuerpo está recubierto por 55 a 80 escamas ctenoideas posicionadas en franjas de manera transversal (más sobre escamas de los peces). Tras la cabeza, en la parte dorsal, se encuentran las espinas, las cuales son altamente venenosas. En general, presenta tentáculos en la parte superior de la cabeza y ciertas protuberancias en mandíbula inferior.

Scorpaena scrofa luce un cuerpo fuerte, bastante alargado y, en cierta medida, comprimido lateralmente.

En la aleta dorsal posee 9 radios blandos y notorios radios espinosos (12) unidos por una membrana, la cual presenta una mancha negra en la parte posterior. De la misma manera, la aleta pectoral está compuesta por radios blandos, de los cuales los últimos 5 son simples. Por otro lado, presenta 3 espinas anales y 5 radios anales blandos. La aleta caudal destaca por su forma redondeada.

Hábitat del cabracho

Viven en aguas salobres o saladas fangosas, rocosas, coralígenas o arenosas de 20 a 500 m de profundidad (hay autores que establecen parámetros mayores), aunque mantienen un rango medio de 150 m.

Reproducción de Scorpaena scrofa

La gallineta o cabracho tiene varios periodos reproductivos al año, la mayoría de estos se dan en el mar Mediterráneo durante los meses de abril, agosto y a finales de año, en noviembre.

Comportamiento de la gallineta

Cuando se siente amenazado extiende sus espinas aparentando inflar su cuerpo. Son animales más activos por la noche. Durante el día prefieren mantener una movilidad escasa, apenas para cambiar de posición o moviéndose un poco para posteriormente regresar al lugar de reposo.

Utiliza el camuflaje para protegerse, también para despistar a las presas que caza. El cabracho es solitario y no migrador.

Alimentación

La alimentación del cabracho es carnívora, basada en peces, moluscos y crustáceos (conoce mejor a este grupo de artrópodos). Destaca su habilidad en capturar a la presa gracias a el camuflaje presente en su librea.

Usos gastronómicos del cabracho

Es apreciado en gastronomía, quizás no se consuma demasiado, pero para muchos constituye un plato exquisito. Sin embargo, al presentar espinas que pueden ser tóxicas, ha de tenerse especial cuidado en solo manipular al pez desde la boca para limpiarlo y prepararlo, sin las precauciones adecuadas podría implicar riesgo.

Scorpaena scrofa posee hasta 19 gramos de proteína, además de ser rico en potasio, hierro, calcio y zinc. Es rico en vitamina A, B3, B9, B12 y E. Solo cuenta con 1,7 gramos de grasas, las cuales son saludables, así como menos de 1 gramo de carbohidratos.

Para pescar a la gallineta, se utilizan palangres, redes de arrastre, trasmallo y enmalle.

Distribución geográfica

Las poblaciones más notables de Scorpaena scrofa están concentradas en la cuenca occidental del mar Mediterráneo, aunque cabe destacar que no es visible en el mar Negro. Las poblaciones de cabracho (gallineta) en el océano Atlántico, comienzan en Noruega. En el Atlántico oriental están presentes en las islas británicas, Senegal, las Islas Canarias y Cabo Verde. Es posible que las poblaciones en el Atlántico nororiental provengan de Sudáfrica.

El nivel de conservación de Scorpaena scrofa es positivo, de hecho es catalogado como preocupación menor. La capturas de forma incidental suele darse en el Atlántico centro oriental.