Conociendo al siluro, Silurus glanis, pez de considerable tamaño

Siluro, Silurus glanis
Siluro, Silurus glanis
Biodiversity Heritage Library/CC BY 2.0

El siluro, de nombre científico Silurus glanis, es un pez mayoritariamente de agua dulce clasificado en el orden Siluriformes y familia Siluridae.

¿Cómo es el Siluro?

El cuerpo del siluro es grande, sin escamas, la parte superior es dura, de color oscuro, mientras que la inferior y los flancos son claros. Las aletas son marrones, en el cuerpo puede presentar varios puntos color marrón. La cola está comprimida por los laterales. Pueden alcanzar tamaños realmente grandes, hasta 3 m de longitud y 220 kg, aunque la mayoría de los especímenes tienen 1.3 m de largo y un peso de 45 kg. Una manera de diferenciar machos de hembras, es un colgajo de piel situado detrás de la zona respiratoria, en las hembras es más notoria y grande, en los machos apenas se asemeja a un punto.

Presenta 1 espina dorsal, 1 anal, de 4 a 5 radios blandos dorsales y de 83 a 95 radios blandos anales, no posee aleta adiposa. Es característico en este pez la presencia de dos pares de barbillas, así como una cabeza grande y levemente aplanada.

Hábitat de Silurus glanis

Viven en aguas templadas dulces de ríos o lagos grandes, pueden vivir también en lechos fluviales o cerca de represas. Tienen cierta tolerancia por las aguas salobres. Prefieren suelos blandos y tranquilos de fondo blanco y fangoso con vegetación acuática. Se mantienen en una profundidad estándar de 30 m bajo el agua.

Estrategias reproductivas

No hay mucha información relacionada con la reproducción y las costumbres sexuales del Silurus glanis. Se sabe que los machos se encargan de crear un nido en el sustrato donde las hembras desovarán, con posterioridad, los machos son los encargados de cuidar de los huevos hasta que llegue el momento de la eclosión.

Los machos se desarrollan más rápido que las hembras. La madurez sexual llega a los 3 años en machos y a los 4 en las hembras. Los huevos eclosionan entre los 3 a 10 días. La temporada reproductiva se lleva a cabo una vez por año y tiene lugar de mayo a julio.

Comportamiento y comunicación

Silurus glanis es descrito como un pez solitario. El mayor rango de actividad de esta especie se da durante la noche.

Las barbillas y las papilas olfativas del siluro le permite tener una sensibilidad especial para percibir los cambios químicos del agua. Además, con la línea lateral captan los movimientos del agua, con lo que siguen con acierto a sus presas incluso ante considerables distancias.

Alimentación del Siluro

Durante el primer año de vida consumen principalmente alevines. Conforme crecen introducen otros animales como caracoles, gusanos, crustáceos, peces pequeños e incluso insectos acuáticos. Cuando alcanzan el tamaño adulto comen animales más grandes como patos, ranas, roedores (te sugerimos este enlace para más información de los roedores), anguilas y peces.

Para conseguir a la presa, el siluro emplea la succión, así puede llevar a la presa directo a su boca. La forma de los dientes (conoce en profundidad los dientes de los peces) y la posición de los mismos, que están inclinados hacia la parte interior de la boca, le permite agarrar con efectividad a su presa. Próximas al área de la garganta hay varias placas que le sirven para triturar a la presa antes de ingerirla.

Rango geográfico y conservación

Las poblaciones de siluro se distribuyen por Asia y Europa. Puede encontrarse especialmente en los mares del Norte, el mar Negro y el Báltico, así como en el mar Caspio y el mar de Aral, en la parte sur de Finlandia, la zona norte de Suecia y el río Maritsa. Ha sido introducido en el lago Baljash en la zona sureste de Kazajistán.

El pez lucio europeo (Esox lucius) es el mayor depredador natural del Silurus glanis, pero al ser un pez de tamaño grande, puede protegerse ante otras especies. Sin embargo, la mayor amenaza es el ser humano que altera el hábitat y sus áreas de desove. Es evaluado como preocupación menor por parte de la IUCN, puesto que con independencia de lo anterior, la población está bien distribuida y es abundante, aunque se precisan más estudios que proporcionen estadísticas sobre su nivel poblacional.

La introducción a otros zonas no nativas ha sido considerado en muchos países como contraproducente, constituyendo una especie invasora, nocivo para la conservación de otros peces autóctonos cuyas poblaciones pueden verse afectadas por competencia.